España

El 68% de las mujeres modifica sus desplazamientos por riesgo a ser acosadas por la calle

El 68% de las mujeres modifica sus desplazamientos por riesgo a ser acosadas por la calle

Un estudio del Racc y Zurich Seguros evidencia que hace falta mejorar las percepciones de seguridad personal en la movilidad

El 68% de las mujeres asegura haber modificado en alguna ocasión sus hábitos de movilidad por cuestiones de seguridad personal, una cifra que se reduce a la mitad en el caso de los hombres. Los datos salen de un estudio sobre desplazamientos y género elaborado por el Racc y Zurich Seguros a partir de testimonios de Barcelona y muestran dinámicas que también se dan en otras zonas españolas, según exponen los autores del informe.

En concreto, se han entrevistado a unas 1.500 personas (la mitad de ellas, mujeres) y se ha observado el comportamiento de más de 17.000 usuarios del transporte público. De las conclusiones destaca precisamente que el 68% de las mujeres declara que ha cambiado su movilidad al menos una ocasión por motivos de seguridad personal. Esto implica alteraciones de horarios, de recorridos o de métodos de transporte. El 37% de los hombres, la mitad, confirma lo mismo.

De hecho, el 56% de las mujeres defiende que la seguridad personal es un factor decisivo para escoger cómo se desplazan por Barcelona. En el género masculino, el 29% se ve influenciado por estas percepciones. Además, ellas sufren más incidentes que ellos (40% versus 24%), según el estudio. Por otro lado, se constata que en términos generales el taxi es el transporte que inspira más seguridad y el metro, el que menos: de hecho, el 36% de las mujeres declara haber sido víctimas de acoso o agresiones en el suburbano.

Otras de las cifras más chocantes del estudio es que el 89 % de las mujeres intenta ir acompañada por la vía pública si es posible, frente al 55 % de los hombres, y casi la mitad de ellas, el 47 %, procura hablar por teléfono para sentirse segura por la vía pública, algo que solo hace 1 de cada 10 hombres. Igualmente, ellas priorizan pasar por calles con gente, establecimientos abiertos o buena iluminación, según expone Alba Rey, responsable de los estudios de movilidad del Racc.

Mejoras pendientes

Más allá del análisis de la situación, los autores del informe proponen soluciones. «Nos tenemos que sentir más seguros cuando nos movemos por Barcelona», ha pedido Rey. Para conseguirlo, a modo de resumen, se pide trabajar para mejorar la oferta del transporte público (también especialmente las instalaciones del Metro) y repensar el espacio público, con una mejor iluminación y entornos del transporte público más seguros.

Entre las posibles medidas sugeridas también esta la inclusión de semáforos con pulsador para disminuir las esperas, más uso de videocámaras, impulsar el «botón SOS» para pedir auxilio, establecer las paradas a demanda y mejorar la visibilidad e iluminación de estaciones y marquesinas.

Los encargados del estudio, que harán llegar sus conclusiones a las autoridades locales y autonómicas competentes, pretenden que los resultados se tengan en cuenta en el nuevo Plan de Movilidad Urbana que está redactando el Ayuntamiento de Barcelona para el 2024.

Ver los comentarios