España

Del "perdón" del acusado a la ironía de la abogada de Marta Calvo: "Es curioso, tiene muy mala suerte"

Del

"Me sorprende que es la segunda vez que le pasa, según sus manifestaciones. Es curioso, tiene muy mala suerte", ironizó a las puertas del juzgado de guardia de Alzira la abogada de la familia materna de Marta Calvo, Pilar Jové. Unos minutos antes, el detenido por su muerte, Jorge Ignacio P.J., se había negado a prestar declaración y el cuerpo de Marta, descuartizado y arrojado a la basura, sigue sin aparecer pese a la búsqueda de la Guardia Civil.

Esa es la principal diferencia entre lo que al colombiano le pasó en abril en un local de Valencia y lo que ocurrió en su casa en Manuel el pasado 7 de noviembre, cuando se pierde la pista de Marta. La prostituta que murió en un hospital días por sobredosis días después de que le tuviera como último cliente pudo ser auxiliada por sus compañeras. A Marta Calvo, según la propia declaración del detenido ante la Guardia Civil, la descuartizó después de que durante una práctica sexual con cocaína, una 'fiesta blanca' con motivo de su cumpleaños, se pusiera a convulsionar y muriera.

Ante los investigadores, Jorge Ignacio se presentó como un hombre superado por las circunstancias, que optó por desmembrarla y repartió los restos por contenedores de tres pueblos: Manuel, Silla y Carcaixent. Limpió la casa, desapareció y no se vuelve a saber de su paradero hasta la madrugada del 4 de diciembre cuando se entrega en el cuartel de la Guardia Civil.

Jorge Ignacio, conocido familiarmente como Nacho, ha mantenido esta versión ante la UCO, pero se negó ayer a declarar ante el juzgado de guardia porque no será el encargado de instruir la causa. Eso sí, antes de la magistrada lo enviara a la prisión de Picassent sin fianza, el joven colombiano pidió perdón por, dijo, su «manera de actuar». Una forma de actuar que pasó por descuartizar el cuerpo de la joven en lugar de pedir ayuda.

Según relató su abogado, Óscar Fernández, el acusado sigue defendiendo que la muerte de la joven fue «accidental» y niega la acusación de homicidio que se le imputa. Además, según su defensa, está colaborando con la Guardia Civil para la localización del cadáver e insiste en que con el testimonio de que lo tiró a la basura «no trata de ganar tiempo para nada».

Lo que no ha decidido es si dará explicaciones ante el juzgado que instruirá la causa o se acogerá de nuevo a su derecho a no declarar y su único testimonio será el que realizó a la Guardia Civil en Carcaixent horas después de su entrega. "Decidiremos si volvemos a declarar con un estudio pormenorizado de las actuaciones", advirtió.

Jorge Ignacio fue recibido con gritos y abucheos a su llegada al juzgado de guardia, donde por primera vez se personó la defensa de la familia materna de Marta Calvo, cuya prioridad es que se localicen los restos de la joven. «Asegura que la desmembró y está en un vertedero, pero sigue sin aparecer aunque siguen buscando», dijo.

Su posición será mantener que Jorge cometió homicidio, sin perjuicio «de los delitos que puedan surgir a lo largo de la investigación».