España

Cuando Podemos criticaba «nombrar a dedo» al fiscal general del Estado

Cuando Podemos criticaba «nombrar a dedo» al fiscal general del Estado

El partido morada proponía hace dos años que el CGPJ propusiera tres a candidatos que fueran validados por el Congreso para que en última instancia el Gobierno eligiera entre uno de ellos

En Unidas Podemos no han hecho una sola manifestación sobre cómo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha seleccionado a la ministra de Justicia saliente, Dolores Delgado, para ser la nueva fiscal general del Estado. El nombramiento de Delgado, que sustituirá a María José Segarra, quien ocupaba el cargo desde junio de 2018, ha encolerizado a las asociaciones de fiscales por su marcado carácter político.

Ninguno de los dirigentes de Unidas Podemos se ha pronunciado este lunes al respecto, a pesar de que son movimientos que sí han cuestionado en años anteriores o cuando correspondían al Partido Popular. Por ejemplo, en 2015, un mes antes de las elecciones del 20-D, el hoy vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, expresó lo siguiente: «Garantizaremos que la elección del Fiscal General del Estado lo elija la ciudadanía no el presidente del Gobierno de turno».

Además, tan solo tres días antes de las elecciones generales del 10-N, y cinco de firmar el acuerdo del Gobierno de coalición, Iglesias manifestó durante un mitin que Iván Redondo, el gurú de Sánchez, «ya no sabe dónde meter la cabeza» después de las declaraciones del presidente donde decía que la Fiscalía depende del Gobierno. «¿De quién depende la Fiscalía?», espetó Iglesias imitando la frase y caricaturizando la voz de Sánchez.

Durante una rueda de prensa en la sede de Podemos en 2017, los entonces portavoces Noelia Vera y Pablo Echenique, aseguraron que el partido quería «devolver la democracia a las instituciones» y para ello proponían que no se nombrara «a dedo» al fiscal general del Estado. «Es nombrado a dedo por el PP, para garantizar que se mantengan sus privilegios y garantizar la impunidad frente a los corruptos que deberían ir a la cárcel», criticaban Vera y Echenique.

«Proponemos que haya tres candidatos propuestos previamente por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y por juristas de reconocido prestigio, que después sean aprobados por una mayoría cualificada en el Congreso y que finalmente sea el Gobierno quien elija uno de los tres», defendían a continuación.

Por otro lado, el exlíder de Podemos Madrid, Ramón Espinar, que abandonó el partido el pasado invierno, ha abordado de «cacicada» el nombramiento de Sánchez y el «sí» mudo de Unidas Podemos. «Para que defendamos este Gobierno como la mejor oportunidad para España hay cosas que no se deben hacer», dice. «Que la Ministra de Justicia ayer sea hoy Fiscala General del Estado sería una cacicada impropia de quienes deben encabezar la regeneración moral y democrática de nuestro país», ha añadido.

Delgado ejerció de fiscal en la Audiencia Nacional, especializada en terrorismo islamista, desde 1993 hasta hace dos años. Pero su condición partidista es indisociable, habida cuenta de que ha sido ministra de Justicia en el Gobierno de Sánchez desde 2018 hasta este lunes y diputada socialista tras el 28-A y el 10-N. Tendrá que abandonar su acta para asumir el cargo de fiscal general del Estado.