España

Coronavirus: Galicia busca estar preparada con un «colchón amplio» de 600 camas UCI

Coronavirus: Galicia busca estar preparada con un «colchón amplio» de 600 camas UCI

Hay 111 personas en estos espacios en los hospitales gallegos

El Sergas afirma que busca estar preparado ante cualquier situación, incluso la peor, en la lucha contra el coronavirus. Tanto es así que el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, aseguró ayer en una entrevista en la Radio Galega que la Comunidad pretende tener un «colchón amplio» de 600 UCI, a pesar de que asegura que los números dicen que «no vamos a llegar a esas 600 camas», ya que la enfermedad cree que podrá ser controlada antes de ese escenario.

«Grupos de expertos nos recomendaron incrementar el número. No porque no hubiese suficientes [...] si no que entendimos que no iban a llegar», aunque las UCI gallegas hayan resistido a las pasadas epidemias de gripe, que el sistema sanitario tiene que soportar cada año. En Galicia había 166 UCI y el objetivo es ir «reconvirtiendo reanimación, quirófanos, usar toda la dotación de los hospitales privados y comarcales». Esto «aumentaría muchísimo la dotación normal y habitual». Probablemente ese aumento sea necesario, aunque no se llegue al máximo de 600: con los datos de ayer en la mano facilitados por el Sergas hay ya 110 personas en estas unidades y el pico se espera entre «la segunda quincena de abril y mayo».

Ese pico se produciría unas semanas después de que se produjese el de infectados y también el de atención de enfermos en hospitales. El de personas que tengan el virus, incluidas aquellas que lo pasan con síntomas más leves, se sitúa en la primera o segunda semana de abril. Afirma Almuiña que en los hospitales se registraría «una o dos semanas después», para finalmente llegar a la mayor ocupación de UCI, que «es lo que nos preocupa», destacó en los micrófonos de la radio pública de Galicia.

Además, incidió en esa idea que intenta trasladar la Xunta de que el Ejecutivo gallego se adelantó a los acontecimientos. Así, explicó que después de que se produjese el primer caso el 4 de marzo, al día siguiente «ya se estaba llevando al Consello la compra de material». Un material que sigue siendo escaso, a pesar de la llegada hoy de 500.000 mascarillas de «las más de 10 millones que lleva compradas la Xunta». Uno de los grandes problemas es la compra de los reactivos para los test de la Covid-19 y remarcó que «hasta ahora» los test que tiene Galicia son «gracias a la labor de sus equipos».

«Hay un anuncio del Ministerio de que van a llegar reactivos de forma masiva en los próximos días, pero por el momento estamos tratando de hacerlo a través de nuestros canales habituales de compra esperando ese refuerzo a nivel nacional», prosiguió. Sobre si Galicia cuenta con un 'stock' suficiente, el conselleiro admitió que van «salvando día a día», pero que «pese a las dificultades» las siete áreas sanitarias cuentan con laboratorios para efectuar los test.

«La única limitación que hay son los reactivos, que lleguen», ya que son «difíciles de conseguir en el mercado internacional». Si se tuviese suficiente material la Xunta querría replicar el modelo de Corea del Sur, «el mejor», que permite una gran cantidad de pruebas a sus ciudadanos. Por otra parte, el titular de Sanidade siguió los pasos ya marcados por el presidente Alberto Núñez Feijóo de hacer una crítica suave al fraude de los test llegados al Ministerio de Sanidad y que finalmente tuvieron que ser devueltos. «La presión» en el mercado sanitario «afecta a todo el mundo», ya que tanto España como la Comunidad gallega compiten «con auténticas potencias» internacionales. «Es cierto que hay muchísimas dificultades para verificar y lo importante es que haya un sistema público de salud que pueda valorar los productos que se pueden comprar para que lleguen a los ciudadanos en la mejor situación posible», afirmó Almuiña, recoge Ep.