España

Colau rechaza el proyecto actual del Hermitage en Barcelona

Colau rechaza el proyecto actual del Hermitage en Barcelona

Cuatro informes encargados por el Ayuntamiento cuestionan la viabilidad económica, la accesibilidad, el emplazamiento y el proyecto cultural y el gobierno pide una "reformulación" de la propuesta

"Los proyectos deben adaptarse a la ciudad, no la ciudad a los proyectos". Con este argumento final, la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, junto a su homónimo en Cultura, Joan Subirats, han explicado que, en base a cuatro informes técnicos realizados, el Ayuntamiento no puede dar su visto bueno a la propuesta actual de impulso de una franquicia del Museo Hermitage en una de las bocanas del Puerto de la capital catalana.

Los informes, encargados a conocidos expertos y presentados este lunes por el equipo de Ada Colau, cuestionan, a modo de resumen, sobre la idoneidad del emplazamiento por sus dificultades en movilidad, sostenibilidad económica, la saturación de la zona e incluso el proyecto cultural. Subirats ha comentado, así, que tienen "inquietudes e interrogantes" que afectan a la estructura organizativa, sobre "el exceso de optimismo del informe económico" y que se echa en falta un proyecto cultural sólido.

"La estación de Metro más cercana, la Barceloneta, está a casi dos kilómetros", ha ejemplificado la concejal de Urbanismo, que ha recordado que a día de hoy solo se puede llegar a la zona en bus. En este sentido, Sanz apuesta por buscar espacios con mejor accesibilidad y que además esté más cerca de otros equipamientos culturales.

Además, Sanz ha aprovechado los graves desperfectos registrados en el litoral barcelonés a consecuencia de la borrasca Gloria para plantear las dudas de ubicar el Museo en una zona que puede ser inundable. "Este ámbito de la ciudad es muy frágil, y en este punto [la Nova Bocana del Puerto], exageradamente. Lo vimos la semana pasada y cada vez habrá más temporales", ha sentenciado.

Espacios alternativos

El Consistorio se ha mostrado abierto, eso sí, a "reformulaciones" del proyecto. "Si se reformula la propuesta actual o hay un proyecto más realista lo estudiaremos e incluso lo podemos llegar a acompañar", ha comentado Sanz. Aunque no depende de ellos, los expertos consultados aportan zonas que cumplirían los criterios que desea el Ayuntamiento. Serían, por ejemplo, el tramo final de la Rambla Prim, el entorno de las 3 Xemeneies o la zona final de la avenida Paralel o el World Trade Center.

"Si se reformula el proyecto cultural, se presenta un proyecto económico más realista y se plantea en otra ubicación que plantee una nueva ubicación en red con otros espacios culturales de la ciudad, se podría considerar adecuado. Pero se debería volver a estudiar", han sentenciado los responsables municipales, que insisten en que el proyecto "se tiene que adaptar a la ciudad y debe tener garantías".

Las conclusiones del Ayuntamiento se han conocido días después de que unas 40 entidades barcelonesas hayan expresado su apoyo al proyecto a través del manifiesto "La última oportunidad", que exige a la administración local que facilite la llegada del Hermitage a la capital catalana "sin más dilaciones" y se dé un impulso a la ciudad y al barrio de la Barceloneta en el ámbito cultural.