España

Ciudadanos mantendrá sus pactos sin cesiones ideológicas ante Vox

Ciudadanos mantendrá sus pactos sin cesiones ideológicas ante Vox

Los liberales priorizarán políticas sociales para resituarse en el centro

La Gestora de Ciudadanos (Cs) todavía se afana en delimitar las causas del derrumbe electoral que llevó a los liberales a caer el pasado 10 de noviembre de los 57 a los diez diputados. Hay integrantes que en privado apuntan a un «fallo multiorgánico» y otros a un «tsunami» que no vieron llegar. Desde que anunció su intención de liderar el partido, Inés Arrimadas ha abogado por reivindicar el centro como espacio político a ensanchar. Un mensaje con unánime respaldo interno.

En el partido no detectan su propia derechización y sostienen que ideológicamente nunca se han movido del centro ni del liberalismo que abrazaron en 2017. Sin embargo, la estrategia de Cs ha provocado su clara identificación en el bloque del centro-derecha. El veto a Pedro Sánchez, los acuerdos de investidura con Vox y los pactos de gobierno solo con el PP escoraron indudablemente a los liberales a un lado del tablero.

Esa percepción, la de que están «en una de las trincheras», será combatida en esta etapa de transición y en el proyecto que con casi total seguridad encabezará Arrimadas. Si Albert Rivera y su núcleo duro optaron por ignorar todo lo posible a los de Santiago Abascal –conscientes de que podían ser necesarios para sumar con los populares–, ahora Cs sí rebatirá los postulados más controvertidos de Vox. El enfrentamiento de Begoña Villacís con Javier Ortega Smith en el Ayuntamiento de Madrid con motivo de la violencia de género es el ejemplo más claro.

Rebatir sin regalar «épica»

Eso sí, Cs no pretende regalarle a Vox «la épica» que sí creen que le ha concedido el PSOE desde las elecciones andaluzas del 2018. El responsable de Comunicación de la Gestora, Guillermo Díaz, un enamorado de la historia de España, dará la batalla para que los pupilos de Abascal no se «apropien» de ese legado común. Hay dirigentes de Cs que admiten que los pactos indirectos con Vox pueden ser una de las causas de su declive, pero lo ven solo como uno más de los muchos motivos.

Algo en lo que coinciden todos los análisis de los integrantes de Cs es en los problemas de comunicación de la anterior etapa, en la que reconocen que no supieron explicar sus propuestas. En un clima electoral permanente, los liberales opinan que sufren más porque la sociedad se polariza y se decanta por opciones más marcadas ideológicamente.

La anterior campaña, con los graves disturbios que asolaron Cataluña tras la sentencia del «procés» y la exhumación de Francisco Franco, Cs quedó desdibujado. No obstante, en la formación liberal están convencidos de que cuando la legislatura eche a andar, «la luz» les sentará mejor a ellos que a Vox. Cs ni se plantea modificar sus pactos autonómicos con el PP, pero ya avisa de que no hará ninguna concesión ideológica a los de Abascal. Los próximos cuatro años, los liberales priorizarán la gestación subrogada, la eutanasia, la lucha contra la violencia de género y el combate contra el cambio climático con un objetivo: reubicarse definitivamente en el centro.