España

Casi nadie quiere a Julià Álvaro en el nuevo Consell

Casi nadie quiere a Julià Álvaro en el nuevo Consell

El exsecretario autonómico de Medio Ambiente, fichado por Podemos para sus listas, genera un total rechazo en PSPV y Compromís

A finales de marzo, Podemos convocaba una rueda de prensa para anunciar su «fichaje estrella» en las listas a las elecciones del pasado 28 de abril. Se trataba de Julià Álvaro, exsecretario autonómico de Medio Ambiente con Compromís en la pasada legislatura. Los morados lo incorporaban como independiente de número 5 por la provincia de Valencia a las Cortes.

La bajada en apoyos de la formación lo ha dejado fuera de la Cámara como se preveía, pero desde que se conoció la noticia se especulaba con que la intención real sería impulsar su entrada en el nuevo Consell tras la reedición del pacto de izquierdas. En un departamento, además, que parece ser uno de los que pretende reclamar Podemos.

Álvaro, cuota de Els Verds, fue destituido en febrero de 2018 tras varias desavenencias con la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián. Posteriormente, dimitió como coportavoz de Compromís. Sus posturas siempre estuvieron más cercanas a las que mantenían los morados en las Cortes en medidas como el sistema de retorno de envases SDDR o en su tajante oposición al proyecto Intu Mediterrani (antes Puerto Mediterráneo).

Pero su vuelta no parece tan sencilla. Desde el PSPV rechazan frontalmente que pueda tener un cargo en el Gobierno del Botánico II (o como se acabe llamando). «Si Podemos lo quiere de conseller no entrarán», señalan fuentes socialistas contundentemente. Y tampoco desde Compromís lo ven con buenos ojos. Ambos consideran, más allá de la propia gestión de los asuntos de Medio Ambiente, que sus formas dentro de la conselleria (con unos duros enfrentamientos con su titular y la inexistente comunicación entre los dos) no fueron las adecuadas. Su abrupta salida no es un hecho que se quiera volver a vivir y no consideran que Álvaro mantenga un perfil conciliador. Además, recuerdan que fue cesado, con lo que no contemplan que pueda volver.

Desde Podemos no se manifiestan en sus propósitos. Aseguran que todavía no han decidido las posibles personas que podrían ocupar un puesto en el Ejecutivo y que no se ha tratado nada respecto a Álvaro. Lo cierto es que no todas las voces dentro de esta formación estuvieron de acuerdo desde el principio en el fichaje decidido por la dirección.