España

Canarias cierra el ocio nocturno, prohíbe fumar en espacios públicos y declara obligatoria la mascarilla

Canarias cierra el ocio nocturno, prohíbe fumar en espacios públicos y declara obligatoria la mascarilla

Las medidas entrarán en vigor este viernes para intentar frenar el aumento de contagios en las islas

Después de que las Islas Canarias superaran ayer de los 500 casos activos por Covid-19, el presidente del Gobierno autonómico, Ángel Víctor Torres, ha comunicado «ciertos pasos atrás» del archipiélago frente a la nueva normalidad. Las principales medidas han sido la declaración del uso obligatorio de la mascarilla -era la única comunidad que aún no lo había hecho-, así como la prohibición de fumar en espacios públicos y el cierre del ocio nocturno, principal causante del aumento de contagios en las islas.

Las medidas, que se publicarán en el Boletín Oficial de Canarias y entrarán en vigor mañana viernes día 14, se centran en perseguir los lugares y ambientes donde más contagios se están produciendo a los que Torres se refirió como «las tres C»: cercanía, concurrencia y espacios cerrados, con las que explica que la falta de distanciamiento social en espacios con poca ventilación es fatal a la hora de frenar el virus.

Asimismo, localiza este problema en dos ambientes: el ocio y los encuentros sociales y familiares, motivo por el cual retrocede al acuerdo del pasado 20 de junio con el que decreta el cierre del ocio nocturno y discotecas y que contempla que las reuniones sociales y familiares vuelvan a tener un máximo de diez personas. Del mismo modo, Torres anunció la prohibición de fumar en espacios públicos donde no se puede mantener la distancia de seguridad, continuando la iniciativa que anunció el gobierno gallego en el día de ayer.

La responsabilidad de los jóvenes, vital

Para cumplir las nuevas medidas, el presidente apela a la responsabilidad de las familias canarias. Más duro fue al referirse a la población joven: «no son invencibles, cualquiera puede acabar en un hospital y morir», sentenciaba antes de comunicar que el 95% de los contagios de la isla de Gran Canaria y el 85% de la isla de Tenerife corresponden a menores de 30 años. «No tendrán patologías, pero están en contacto con personas que pueden ser vulnerables», concienciaba Torres.

«De nada servirá la suspensión de las fiestas patronales, del Pino, de la Candelaria o la Bajada de la Virgen de La Palma si después los jóvenes tienen reuniones en azoteas donde comparten copas, se besan y abrazan» sin saber «de dónde viene el otro», criticó Torres antes de explicar que «la responsabilidad va en la persona, no en la edad». «Sin la implicación de los jóvenes, Canarias no podrá caminar en el sentido correcto», continuó el presidente que advirtió que, «si bien no es un escenario que ahora mismo se contemple, no se descarta un posible confinamiento» en caso de que los contagios no remitan. «Son semanas a las que no queremos volver y que no será necesario si cumplimos con las nuevas normas», sentenció.

Ver los comentarios