España

CaixaBank defiende su salida de Cataluña: «Había que parar en seco la salida de depósitos»

CaixaBank defiende su salida de Cataluña: «Había que parar en seco la salida de depósitos»

La entidad explica que perdió 7.000 millones sólo en la primera semana de octubre de 2017 y pospone la decisión de regresar a Cataluña. «Estamos muy bien en Valencia»

El presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé, ha comparecido este mediodía en la comisión del Parlamento de Cataluña que investiga la aplicación del artículo 155, una sesión en la que ha desmontado, junto al presidente de CaixaBank, Jordi Gual, el relato independentista según el cual la estampida de entidades bancarias y compañías que se produjo en Cataluña a partir de otoño de 2017 se explica por las presiones del Estado para hacer abortar el proceso soberanista. Fainé y Gual han reforzado la tesis que previamente ha expuesto el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu.

Respondiendo a los diputados de los grupos independentistas -los únicos que participan en la comisión- y que han cuestionado la decisión de CaixaBank, y de su máximo accionista, la Fundación Bancaria La Caixa, de trasladar sus sedes, Fainé ha defendido que todas las decisiones que se tomaron se adoptaron para proteger a los ahorradores. "Los ahorros de la gente son sagrados. Y a veces hay que tomar decisiones difíciles, y eso hicimos. Y esa decisión fue determinante para parar el flujo de depoósitos", ha precisado Fainé.

En concreto, Jordi Gual, ha hecho público que solo en la primera semana de octubre, tras el referéndum ilegal del día 1, se perdieron 7.000 millones de euros: "Teníamos una amplísima liquidez. Pero ese flujo de salida había que pararlo en seco". "Corríamos el riesgo de caer en un pánico bancario", ha explicado Gual recordando una jornadas en las que "la sensación era que no se sabía si ley se aplicaría. La gente tenía miedo, y cuando la gente tiene miedo retira depósitos o los traslada a sitios donde cree que estarán seguros". Había miedo a la "inseguridad jurídica y a la doble legalidad", ha añadido.

Ante los ataques de los representantes de los grupos secesionistas, acusando a los representantes que comparecían de formar parte de un movimiento orquestrado para descarrilar el "procés", Gual ha sido rotundo: "No formamos parte de ningún conspiración."

De igual modo, e igual que ha hecho Oliu, Gual ha negado que la fuga de depósitos que se produjo en octubre fue importante por parte de instituciones públicas: "Rotundamente no, la salida de depósitos fue básicamente de privados". En la misma línea, Gual ha reconocido que sí hablaron con el Gobierno para mirar cómo se podía agilizar el traslado de las sedes, algo que finalmente se llevó a cabo el 6 de octubre con la aprobación del llamado "decreto de Guindos", y que permite desde entonces el traslado a partir de una decisión del Consejo de Administración sin necesidad de pasar por la Junta de Accionistas.

Por lo que respecta a la posibilidad de regresar a Cataluña, y al igial que ha hecho, antes el presidente de Banco Sabadell, Jordi Gual ha sido rotundo: "El consejo no puso condiciones al tema del retorno. Estamos muy bien en Valencia".