España

Bildu denuncia en EE.UU. la violencia que excusa en España

Bildu denuncia en EE.UU. la violencia que excusa en España

Los batasunos siguen sin condenar el acoso a partidos y políticos en el País Vasco

Misma realidad, distinto discurso. Pudiera parecer que a los dirigentes de EH Bildu solo les remueven por dentro las imágenes de violencia que llegan desde más allá de las fronteras españolas. Solo así se entiende el mensaje que publicaron en redes sociales sobre las protestas que se propagan por Estados Unidos tras el homicidio de George Floyd: «Este tipo de acciones no son aceptables en nuestra sociedad», declararon los batasunos en relación a la actuación de la Policía y las autoridades norteamericanas. El comunicado fue divulgado la tarde noche de este martes. Apenas unas horas antes, la coalición soberanista se había negado a suscribir en Baracaldo (Vizcaya) otra declaración institucional de «condena» a las amenazas y ataques de proetarras que han padecido recientemente partidos y políticos vascos.

El que se propuso en el Ayuntamiento baracaldés es, en cualquier caso, el último de una extensa lista de manifiestos que los herederos de Batasuna han declinado firmar desde el inicio de esta última oleada de violencia en las calles vascas. Ni siquiera apoyaron en el Parlamento autonómico un texto de repulsa hacia el ataque con pintura que sufrió en su propio domicilio la líder del PSE, Idoia Mendia. Y no lo hicieron porque en la citada declaración se incluía la palabra «condena», que sigue provocando sarpullidos entre los mandatarios de Bildu. Su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, llegó incluso a excusar el acoso a la socialista: «Viene a consecuencia de la situación extrema que está viviendo un preso vasco», alegó.

No se trata de un mal endémico en la formación de Arnaldo Otegui, habituada a andarse con rodeos a la hora de realizar una lectura crítica del pasado. De hecho, para evitar cualquier «condena» a los atentados de ETA, los batasunos han venido utilizando otra terminología más laxa, como la «reprobación» que empleó en su día el partido independentista Aralar.

Pese a sus mensajes equidistantes en torno a la actuación de los proetarras, paladines, paradójicamente, de los postulados supremacistas del nacionalismo vasco radical, la coalición soberanista emitió en redes su mensaje de denuncia a la «violencia racial y la represión vivida en los últimos días en Estados Unidos». El mensaje incluía además un guiño al movimiento «antifa», que ha sido ahora catalogado de «terrorista» por Donald Trump.