España

Aznar llama a "no callarse" ante la "deslegitimización institucional" liderada por Podemos y el separatismo

Aznar llama a

José María Aznar ha dado la voz de alarma ante "el proceso de deslegitimización de las instituciones" que, a su juicio, está viviendo España y ha denunciado que sus inductores están persiguiendo "un proceso constituyente para destruir la sociedad española tal y como la conocemos". Frente a eso, reclama líderes que apuesten por no "callarse".

El ex presidente del Gobierno no ha nombrado de manera explícita a los responsables de esta "operación de destrucción y de poder", pero ha dejado entrever que se trata de Unidas Podemos y los independentistas de ERC y EH Bildu. De ahí que haya lamentado amargamente que España tenga gobernantes que son "un ejemplo de ignorancia supina", porque "no saben ni les interesa" lo que está pasando. "Hay otros que sí saben muy bien lo que quieren y por eso se dedican todos los días a deslegitimar las instituciones y quieren todos los días procesos de cambios sociales", ha apostillado.

Frente la amenaza de los radicalismos y el papel expreso que ha empezado a desempeñar EH Bildu, del que dice que "forma parte de la coalición de Gobierno", Aznar ha abogado por construir "opciones estables en el centro" para garantizar la convivencia y enfrentarse a los peligros del "autoritarismo" y los "populismos".

El ex líder del PP ha subrayado al respecto la importancia que ahí juegan los líderes, porque considera que se necesita alzar la voz contra el proceso de "deslegitimización de las instituciones" y contra el intento por "acabar con todo lo que significó la Transición". "El terreno de un liberal es no aceptar esto. Callarse es hacerse en gran medida cómplice de unos procesos y unas derivas históricas que pueden conducir a muy mal destino a los países", ha recalcado.

"Estoy hay que decirlo, explicarlo y asumir esos riesgos", ha dicho el ex presidente del Gobierno, porque también se decía que en Venezuela esos riesgos no podían llegar a pasar y han terminado sucediendo.

Ahondando en esto, considera que la función del líder "no es intentar agradar a los demás, sino defender su concepto de una sociedad libre y abierta". De ahí que haya reclamado oponerse ante procesos que conducen en "sentido contrario" a la Transición, es decir, a "menos libertad, menos democracia, menos crecimiento o menos oportunidades".

Aznar ha afirmado que España "era mejor hace 20 años que ahora en términos generales", igual que ha dicho que la España de la Transición era mejor que la que había por el régimen franquista.