España

Anatomía de un trastorno normalizado

Anatomía de un trastorno normalizado

He esperado unas semanas a ver cómo se recibían dos locuras de nuestro ya de por sí bastante desquiciado paisaje político: la vindicación de Zapatero de ministros independentistas y el nombramiento de una periodista independentista, Rosa María Quitllet, como jefa de los informativos de RTVE en Cataluña. Las dos relacionadas. La reclamación del primero encuentra su traducción en el cargo de la segunda: la gestión y la defensa de la vida de todos depositada en quienes proclaman su intención de destruir la comunidad compartida. Tampoco es una novedad: el ministro de Universidades celebró el pasado octubre el vandalismo independentista.Podía e