España

Alcoa traslada hoy a la plantilla de San Cibrao que la situación es «insostenible»

Alcoa traslada hoy a la plantilla de San Cibrao que la situación es «insostenible»

La multinacional ha convocado al comité este mediodía en Lugo para discutir las posibles medidas laborales que se puedan tomar

La preocupación es máxima en la Mariña lucense. El presidente del Grupo Alcoa Inespal en España, Álvaro Dorado, ha convocado este mediodía a los representantes de los trabajadores para informarles de la «situación insostenible» que atraviesa la última planta de aluminio primario que sobrevive en España. Los elevados precios de la electricidad amenanzan desde hace meses la continuidad de la factoría de la que dependen unos dos mil puestos de trabajo. Pero la crisis del coronavirus ha supuesto un nuevo golpe al futuro de la fábrica.

Este martes, Dorado convocaba a los sindicatos y les anunciaba que ante la situación insostenible, les iba a informar de las «medidas laborales» que están siendo consideradas por el Grupo. Hace unas semanas, los trabajadores denunciaron la decisión de la multinacional estadounidense de parar las cubas de electrolisis que lleguen al final de su vida útil sin realizar el rebrascaje para su posterior arranque. Alcoa lo justificó como medida temporal ante la situación del mercado por la crisis del coronavirus «con una bajada de más de un 20% del precio del aluminio y la congelación de ventas» debido a la paralización económica que provocó el coronavirus, según informó el comité. Pero los trabajadores temen que la decisión se convierta en permanente poniendo en riesgo la continuidad de la producción y los puestos de trabajo.

Según el comunicado del presidente de Alcoa en España, la reunión que se celebrará este mediodía en el restaurante Los Robles de Lugo, no se convoca para «iniciar formalmente ningún procedimiento legal oficial, sino que queremos abrir un periodo de conversaciones informales para explicar al detalle la situación actual y para discutir alternativas y medidas sin la presión del plazo legal».

En enero Alcoa no ocultaba ya que la continuidad de la actividad era complicada. A falta de cerrar las últimas cifras, la planta de producción de aluminio primario de San Cibrao había cerrado 2019 con 63 millones en números rojos. Para este ejercicio 2020, la compañía preveía pérdidas millonarias en ambos campos de actividad, incluso antes de que la Covid-19 supusiese una paralización económica sin precedentes.