España

Alarma ante la degradación de la posidonia en aguas de Talamanca

Alarma ante la degradación de la posidonia en aguas de Talamanca

Con el objetivo de encontrar medidas que permitan una correcta regeneración de las praderas de posidonia, el Ayuntamiento de Ibiza y el grupo ecologista Gen-Gob han estado elaborando un estudio sobre cómo gestionar esta bahía natural, amenazada por la masificación turística o la cercanía de algunos emisarios. De hecho, en un solo día de verano se han llegado a contabilizar hasta 180 barcos fondeados en la zona sin ningún tipo de control.

Precisamente, del informe presentado ayer en el Consistorio ibicenco se desprende ya que el fondeo incontrolado de embarcaciones es la principal causa de la degradación de las praderas.

El concejal de Medio Ambiente, Jordi Salewski, explicó que desde Medio Ambiente solicitaron este detallado análisis para conocer las características del estado de la planta submarina. Técnicos del Gen recogieron el pasado mayo numerosas muestras y han concluido que las praderas «no están en buen estado», principalmente en las áreas de sIlla Grossa y en la parte central, donde el 50 por ciento de la posidonia está en un avanzado estado de degradación. El porcentaje de cobertura de las praderas ha variado hasta un 70 por ciento en la zona central de la bahía.

Para elaborar el documento, en Talamanca fueron instaladas 15 estaciones de seguimiento en un total de cinco espacios, cuatro de ellos en el interior de la cala natural. Conocer la dinámica poblacional de las praderas, su cobertura, densidad o la tasa de sedimentos era fundamental para definir las conclusiones.

En opinión del grupo ecologista, además de los fondeos, la degradación de los campos de posidonia se debe al vertido de nutrientes procedentes de emisarios y barcos o a la salmorra. Precisamente, el viejo emisario de Talamanca ha registrado numerosos vertidos de fecales en los últimos años, lanzando al mar aguas mal depuradas. La aparición de algas invasoras ha favorecido también la destrucción de las praderas, según se pone de manifiesto en el informe.

Los expertos insisten en que es «urgente» adoptar medidas como la regulación de los fondeos. También han propuesto la inclusión de la bahía en la Red Natura 2000 para asegurar «una gestión efectiva del espacio». El concejal, que presentará este estudio mañana en la Cumbre del Clima COP25, afirmó ayer que el trabajo significará «el punto de partida» para la recuperación de la zona.

«Es muy importante llevar a cabo una intervención en este espacio, primero con la autorización del campo de boyas ecológicas que, junto al estudio científico, tendrá en cuenta la capacidad de carga de la bahía siguiendo criterios del ecosistema y adecuando el número de fondeos para su instalación. Además, el proyecto incluye una serie de medidas de recuperación del fondo marino», declaró ayer el edil.

barcos hundidos

Con el proyecto, se contempla además el recuento anual de las plantas para determinar si las praderas están en regresión, crecen o se mantienen. Entre otras recomendaciones, los técnicos aconsejan abordar la problemática de contaminación de las aguas durante la temporada estival; regular los fondeos para preservar las praderas y los organismos asociados y establecer zonas de recuperación ambiental con la prohibición de fondear y la instalación de fondeos de bajo impacto. También recomiendan retirar los muertos y las embarcaciones sumergidas de pequeña eslora.