España

Ábalos arroja el 11-M al PP para seguir sin explicar las incongruencias del «caso Delcy»

Ábalos arroja el 11-M al PP para seguir sin explicar las incongruencias del «caso Delcy»

PP, Vox y Cs vuelven a pedir la dimisión del titular de Transportes por sus «mentiras»

En lo que a agendas se refiere, la de José Luis Ábalos fue ayer la más apretada: comparecencia en la comisión de Transportes en el Congreso por la tarde (bronca) y sesión de control a primera hora (más bronca aún). Dos citas que la oposición usó para arremeter contra el ministro de Transportes y pedir su dimisión por las «mentiras» y opacidad en el «caso Delcy» y el nombramiento de su exasesor Koldo García Izaguirre como Consejero de Renfe Mercancías. Entre gresca y gresca, Ábalos también asistió a La Moncloa a las 16.30 horas para la fotografía en la reunión entre el Gobierno central y el catalán. «Empezó la mesa y me tuve que ir», admitió él mismo. Razón por la que pidió y agradeció retrasar una hora su comparecencia.

«Gracias por haber llegado tarde a la comisión y darnos plantón por estar en la mesa del chantaje», espetó la diputada de Ciudadanos María Muñoz. «Usted ha llegado tarde y me preocupa fundamentalmente el porqué, esa mesa de la vergüenza es una auténtica humillación a las Cortes», señaló por su parte el popular Andrés Lorite, que aireó el encuentro con Delcy Rodríguez. Desde Vox, Patricia de las Heras pidió a Ábalos que «abandone el despotismo» y que no mienta: «¿Es usted consciente de que hay testigos directos y cámaras?», le preguntó. En la comisión, Ábalos despachó el tema lacónico: «A la derecha le importa más Venezuela que la movilidad y el transporte».

Ya en el Hemiciclo, por la mañana, Lorite acusó a Ábalos de «no decir una verdad ni por equivocación» y de estar establecido en la «mentira continuada», y le preguntó si había pedido que se habilitara una zona para Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas. «Solo le queda una opción digna, la dimisión», abundó.

«¡Dimisión, dimisión!»

A pesar de que lleva días recalcando su tranquilidad ante la oposición, el ministro de Transportes replicó ayer con aires de desasosiego. «¿Ustedes hablan de la mentira? ¿El partido que nos hizo creer a toda España y al mundo que el peor atentado que ha tenido España lo hizo ETA, para salvarse? ¿Y a los soldados del Yak-42 que no quisieron identificar, ustedes? ¿Ustedes son el partido de la verdad?», cargó Ábalos, ceño fruncido, de cara a la bancada del PP.

El tono de Ábalos irritó a los populares, que, una semana más, se levantaron de sus escaños para corear «¡dimisión, dimisión!», acompañados de Cs y Vox. Casi a la vez, como si lo hubieran estado esperando, el PSOE y sus socios se levantaron a aplaudirle para intentar tapar el vilipendio de la derecha. La escena llevó a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, a intervenir para poner orden en la sesión y pedir respeto.

Abalos expresó entonces que las acusaciones de uso de la sala vip por parte de la vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez son «exageraciones hasta el delirio». Aunque no aclaró qué ocurrió entonces, sino que utilizó la replica para exigir al PP aclarar el destino del dinero recaudado para ayudar a los españoles que residen en Venezuela. «Aclaren qué pasó con ese dinero enviado para ayudar a los españoles en Venezuela, que ustedes llevaron al mercado negro para conseguir financiar la campaña en Galicia», arremetió Ábalos. «Abandonen las falsedades», añadió.

Desde Vox, Patricia Rueda le preguntó a continuación qué «cualificación» tiene su exasesor Koldo García Izaguirre para ser nombrado recientemente Consejero de Renfe Mercancías. «El Gobierno actúa como agencia de colocación», expresó Rueda. Duda a la que Ábalos respondió con evasivas: «Salvó la vida a dos policías tras más de 20 años como escolta en el País Vasco». Por la tarde, Patricia de las Heras (Vox) volvió a hacerle la misma pregunta: «Y no me venga con las medallitas, me refiero en materia de transportes». Ábalos respondió con desgana: «No voy a entrar en esta provocación, ¿por qué deja mal a su compañera de esta mañana? De usted se esperaba que hablara de infraestructuras», zanjó.