Economía

Último día para presentar las declaraciones de la Renta con resultado a ingresar y con domiciliación

Último día para presentar las declaraciones de la Renta con resultado a ingresar y con domiciliación

Los contribuyentes cuya liquidación de IRPF tenga resultado a devolver o no quieran domiciliar el ingreso podrán presentar su declaración hasta el 1 de julio

Este miércoles 26 de junio termina el plazo para presentar la declaración de la Renta de 2018 en los casos en los que el resultado sea a ingresar y con domiciliación bancaria. Los contribuyentes cuya liquidación de IRPF tenga resultado a devolver o no quieran domiciliar el ingreso podrán presentar su declaración hasta el 1 de julio, que es el último día de la campaña.

Los contribuyentes podrán solicitar cita previa para recibir ayuda en una delegación de la Agencia Tributaria hasta el próximo 28 de junio. Además, aquellos que no quieran desplazarse todavía tienen la posibilidad de concertar cita previa a través de internet y por teléfono dentro del plan «Le llamamos», un servicio puesto en marcha desde que comenzó la campaña de la Renta el pasado 2 de abril. Este año ya no hay opción de pedir la predeclaración en papel, pero los contribuyentes pueden acudir a la delegación de la Agencia Tributaria más cercana a su domicilio para completar y presentar la declaración o para modificar y confirmar el borrador.

En cuando a la revisión por parte de la Agencia Tributaria, existe un plazo de seis meses para que se lleve a cabo la liquidación provisional que confirme, o rectifique, el importe de la devolución solicitada por el declarante. Si la liquidación provisional no se hubiera practicado en el mencionado plazo, la Agencia Tributaria procederá a devolver de oficio el exceso de pagos a cuenta sobre la cuota autoliquidada.

Aunque quede poco tiempo, los asesores fiscales recomienda echar un vistazo al borrador antes de confirmarlo. En este sentido, el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, así como el Colegio de Madrid, ha lanzado varias comunicaciones desde el inicio de la campaña de la Renta para advertir a los contribuyentes de los riesgos que supone aceptar el borrador de la Agencia Tributaria sin revisarlo. Según las estimaciones del Consejo, los ciudadanos pueden perder una media de 300 euros al dar cómo válido un borrador que contenga información desactualizada, insuficiente o incluso errónea.

La campaña de la Renta de este año ha incorporado una serie de novedades como el fin de la tributación por las prestaciones de maternidad y paternidad, la reducción de cuota para rentas bajas o las mayores deducciones para la inversión en nuevas empresas, familias numerosas o por gastos de guardería.