Economía

Stradivarius: la marca catalana que competía con Berskha y que hoy cumple 20 años con Inditex

Stradivarius: la marca catalana que competía con Berskha y que hoy cumple 20 años con Inditex

Las generaciones más jóvenes, los que crecieron con un móvil en la mano y con Zara consolidada como uno de los iconos mundiales de la moda, no recuerdan cuando Inditex era aún un grupo que estaba expandiéndose, abriendo nuevas marcas e incluso comprando otras firmas de moda que le hacían sombra, como fue el caso de Stradivarius.

Tal día como hoy del año 1999 Inditex compraba el 90% de Stradivarius, una de sus marcas que más factura a día de hoy. Pagó 18.000 millones de pesetas por hacerse con ella. Era una firma que pertenecía a la familia Triquell, empresarios de origen catalán. Stradivarius nació en Barcelona en los años 90. Primero fue un negocio de camisas y luego se convirtió en una firma con un concepto más parecido al actual.

Jordi Triquell fue el artífice del proyecto y, de hecho, luego acabó fichando también por Inditex como director de la marca. En 2005 el grupo de Amancio Ortega adquirió el 10% que le quedaba de la compañía por otros 15 millones de euros. Justificó la operación en "el potencial de crecimiento y el posicionamiento comercial" de la firma.

Competencia de Berskha

Al principio Stradivarius suponía una competencia para Berskha, la marca de Inditex con concepto y público similar, pero al final el grupo acabó reposicionándolas para que no compitieran por los mismos clientes.

Stradivarius, en sus inicios, se enfocaba a un público de entre "15 y 25 años", según la vendía el propio gigante textil. Hoy es una marca "de moda actual y desenfadada, una referencia de estilo para los espíritus jóvenes que apuestan por un look fresco y de tendencia inspirado en el streetstyle", dice.

Cuando Inditex compró Stradivarius, la cadena contaba con 75 tiendas. Al año siguiente, empezó a operar en tres nuevos mercados internacionales. Una década después, contaba ya con 500 tiendas en el mundo. Hoy tiene más de 1.000 espacios en 74 mercados y su facturación supera los 1.500 millones de euros.

Hace dos años Inditex inauguró sus nuevas oficinas en Cerdanyola del Vallés (Barcelona). También inauguró la sección de Stradivarius Man, aunque poco después tuvo que aparcar el proyecto, que no llegó a cuajar.