Economía

Slim insiste en su receta laboral: jornada de tres días y jubilación a los 75

Slim insiste en su receta laboral: jornada de tres días y jubilación a los 75

Cree que una jornada permitiría abrir el mercado laboral a más personas

Carlos Slim, el empresario mexicano que posee relevantes participaciones en diversas empresas españolas ha vuelto a recomendar a las autoridades que aumenten la edad de jubilación hasta los 75 años de edad y que instauren una jornada de trabajo de trabajo semanal de 33 horas. Tres días de trabajo con 11 horas cada uno de ellos. No es la primera vez que Slim hace tal recomendación, el empresario ha insistido desde 2015 en que se implante su sugerencia.

Así lo ha manifestado Slim durante su participación telefónica en el XIX Congreso de Directivos de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), donde ha realizado una exposición 'académica' sobre el cambio de civilización que cree que el conjunto de la sociedad está viviendo ahora.

En este sentido, pese a que apunta a los jóvenes como los más «privilegiados» en términos de salud de cara a esta pandemia, considera que son también los más perjudicados desde incluso antes de la pandemia a la hora de encontrar trabajo.

Por ello, cree que una jornada semanal de tres días de 11 horas cada uno permitiría abrir el mercado laboral a más personas, al tiempo que retrasar la jubilación 10 años rebajaría el coste de las pensiones, desahogando las cuentas públicas para destinar recursos a ese «cambio de civilización hacia la tecnología».

Centrándose en España, donde controla el 81% de la constructora FCC y el 71% y 5,5% de las promotoras inmobiliarias Realia y Metrovacesa, respectivamente, entre otras inversiones, cree que hay «uno de los mejores capitales humanos del mundo», pero que hay que capacitarlo y encaminarlo a las nuevas tecnologías.

Mientras que considera que a Europa le cuesta hacer cambios porque ya está instalada en un estado de «confort», Slim ha señalado que España tiene «una gran oportunidad» para poder intentar adaptar el mismo progreso de Estados Unidos o China, donde señala que sí han aprovechado el cambio tecnológico para «renovarse y reinventarse», fundando empresas como Amazon o Alibaba.

«No se trata de una civilización en la que hay cambios sino de un cambio de civilización. El virus está impidiendo llegar ahí, a una sociedad que se sustente en el bienestar de los demás, pero más allá de los problemas graves económicos y de mortalidad, al final saldremos con una situación y perspectivas más prometedoras», ha finalizado.

Ver los comentarios