Economía

Si aceptas el borrador de la declaración de la Renta sin revisar puedes perder 300 euros

Si aceptas el borrador de la declaración de la Renta sin revisar puedes perder 300 euros

Los gestores administrativos calculan que de media los contribuyentes se arriesgan a dejarse esta cantidad, ya que la Agencia Tributaria no incorpora al detalle todos los datos a la propuesta de borrador

Ojo avizor a los que aceptan la declaración de la Renta sin revisar. El Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, así como el Colegio de Madrid, ha lanzado varias comunicaciones desde el inicio de la campaña de la Renta para advertir a los contribuyentes de los riesgos que supone aceptar el borrador de la Agencia Tributaria sin revisarlo. Según las estimaciones del Consejo, los ciudadanos pueden perder una media de 300 euros al dar cómo válido un borrador que contenga información desactualizada, insuficiente o incluso errónea.

Estos desajustes se producen debido a que la Agencia Tributaria elabora el borrador web con los datos que aportan terceros actores sobre el contribuyente, por lo que no está garantizado que la información esté completa. Por ello, los gestores administrativos recomiendan no dejarse llevar por la aparente facilidad de aceptar el borrador en un solo clic y estudiar la declaración para sacar el máximo rendimiento posible a la misma.

El Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos ha identificado diez apartados en los que se producen la mayoría de los errores y que son las siguientes: falta de documentación, ascendientes o descendientes, discapacidad, donativos, inmuebles, imputación de rentas inmobiliarias, locomoción, alquiler o vivienda, indemnizaciones y reducción, e integración y compensación.

Comprobar toda la información antes de presentar la declaración también es importante porque, una vez realizado el trámite, es el contribuyente el que asume su responsabilidad, no los terceros que aportan la información de base. Si con la declaración se cometen errores que acarrean la pérdida de desgravaciones o se incluyen ingresos de forma errónea, el contribuyente podrá pagar más de lo debido. Por otro lado, el dejar de declarar ingresos puede acarrear sanciones con pagos de intereses de demora.

Los gestores administrativos también han subrayado la importancia de planificar la gestión del IRPF a lo largo del año, con el objetivo de conseguir la mayor eficacia en el pago de impuestos. Planificar aportaciones a pagos de pensiones en función de los ingresos previstos o realizar inversiones deducibles, aportaciones a empresas, preparar bien las circunstancias personales y familiares, etc. permitirá que el contribuyente realice una tributación más ajustada según las normas vigentes en cada momento.