Economía

Santander descarta participar en posibles fusiones

Santander descarta participar en posibles fusiones

El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, pide al BCE que diferencie entre bancos en sus recomendaciones sobre los dividendos y reconoce que el banco finalizará el año con pérdidas contables

Santander enfría la posibilidad de fusiones entre bancos españoles apenas un día después de que Bankia abriera la puerta a la consolidación del sector. «No estamos en eso, sino en transformar los negocios. Nuestra prioridad es liderar las regiones en las que estamos», ha afirmado el consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, en la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados del banco, que reflejan unas pérdidas de casi 10.800 millones motivadas por un ajuste contable de 12.600 millones de euros.

Álvarez ha destacado que este ajuste, que se acomete todos los años, simplemente refleja la evolución de la valoración de los activos del banco y no afecta ni al capital ni a la generación de caja de la entidad. Más allá de este saneamiento, el beneficio operativo de Santander ha crecido un 2% y los ingresos «se han comportado bien», según Álvarez. «La actividad ha sido intensa y hemos crecido en depósitos. Ha sido un trimestre atípico pero contamos con una buena evolución», ha explicado el directivo.

El consejero delegado del Santander también ha puesto en valor que el ratio de capital del banco se ha reforzado, alcanzando el 11,84%, en la parte alta de la previsión realizada hace unos meses. «Hemos liderado la respuesta a la crisis», ha asegurado Álvarez, quien ha recordado el crecimiento de los préstamos concedidos a pymes y grandes empresas.

A nivel de mercados, desde la entidad defienden su posición en Estados Unidos (donde han duplicado beneficios en los últimos años) y Reino Unido, pese a que el ajuste contable de este miércoles es el segundo que sufre la filial británica del grupo en el último año.

Pese a ello, las pérdidas de 10.798 registradas en el primer semestre por los ajustes contables del banco representan una losa insalvable para el resultado anual. Álvarez ha reconocido que en términos contables habrá pérdidas en 2020. «Lo que ocurre en términos recurrentes es que hemos generado 2.000 millones de euros en la primera parte y espero en la segunda parte más de 2.000 millones", ha puntualizado.

El consejero delegado del banco también ha hecho referencia a las recomendaciones del BCE de que las entidades no otorguen dividendos en efectivo. Un condicionante que el supervisor acaba de extender hasta enero de 2021, tal y como adelantó ABC. Desde el Santander abogan por una mayor discriminación entre entidades a la hora de realizar estas recomendaciones, en función de la situación y capacidad de generar resultados que tenga cada una. Además, recuerdan que el dividendo del grupo con cargo a los resultados de 2019 se distribuirá en forma de «scrip», es decir, a través de títulos y no de efectivo.

«Espero que haya una mayor discriminación en función de la situación de las entidades y la capacidad de generar resultados que tengan; esto no puede ser café para todos», ha defendido el consejero delegado de Santander, entidad que ha devengado unos 400 millones de euros para pagar dividendos en efectivo con cargo a los resultados de 2020 cuando los reguladores lo permitan.