Economía

Ryanair advierte a los trabajadores que al menos 600 empleos están en peligro en España

Ryanair advierte a los trabajadores que al menos 600 empleos están en peligro en España

La crisis sanitaria ha dejado en tierra a numerosos trabajadores de la aerolínea de bajo coste irlandesa, entre pilotos y miembros de la tripulación, y prepara un plan de restructuración a nivel mundial para afrontar las pérdidas

Las líneas aéreas han sido uno de los sectores más castigados por la crisis sanitaria. El escaso número de vuelos y la incertidumbre generada en las últimas semanas ha provocado importantes caídas en Bolsa de las principales compañías. En este escenario, Ryanair, la aerolínea de bajo coste más grande de Europa , ha avanzado el plan de restructuración para hacer frente a la recuperación económica y ha estimado en un total de 600 puestos de trabajo en España, entre pilotos y tripulación, los puestos de trabajo que corren peligro.

Ejecutivos de Ryanair han manifestado que el colapso de los viajes aéreos ha dejado a la aerolínea unos 600 «excedentes» en España: unos 266 pilotos y 351 tripulantes de cabina. En declaraciones al medio «Bloomberg», Darrell Hughes, director de recursos humanos de la compañía, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad: «Eso no significa que todos los afectados tengan que suponer pérdidas de empleo».

La aerolínea ha propuesto otras medidas económicas destinadas a paliar las pérdidas como una reducción de los salarios a nuevos empleados y planes de flexibilidad de horarios. «La reducción de jornada a tiempo parcial es una solución que la empresa debería explorar con los sindicatos», señaló Hughes. Ryanair planea reiniciar las operaciones a partir del 1 de julio con aproximadamente el 40% de su capacidad habitual en un intento por salvar parte de la temporada de verano, aunque Michael O'Leary, consejero delegado de la multinacional, ha vaticinado las dificultades para hacer frente a una guerra de precios para las próximas semanas.

Ryanair ha confirmado sus intenciones de eliminaar más de 3.000 empleos a nivel global, al tiempo que aplicará recortes salariales. No descarta aprovechará las ayudas aprobadas por el Reino Unido para aumentar la liquidez de cara a hacer frente a la emergencia sanitaria.

Otras medidas adoptadas para hacer frente a las pérdidas se encuentran el cierre de la base áerea de Viena (Austria) perteneciente a su filial Laudamotion y despedir a 300 trabajadores. La plantilla en España, uno de sus mercados más importantes, ha sufrido un ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal) pero el directivo de la empresa ya ha advertido que muchos contratos temporales no se renovarán en cuando finalicen.

El comité de empresa solicita extenderlo hasta hasta el 30 de junio. La compañía ha trasladado a los trabajadores un plazo de dos semanas para decidir si apelar un fallo del Tribunal Nacional español dictminado en abril que ordena la reincorporación de unos 200 empleados despedidos en las Islas Canarias. Si son readmitidos -dice Wilson- se sumarán al exceso de personal de la aerolínea.