Economía

Repsol, líder de su sector en la lucha contra el cambio climático

Repsol, líder de su sector en la lucha contra el cambio climático

La compañía española ha sido valorada por los mayores inversores globales como la única petrolera, junto con Shell, alineada con los compromisos alcanzados en la COP21 de París

Repsol se sitúa a la cabeza de cincuenta compañías del sector del petróleo y el gas en la lucha contra el cambio climático. Así lo demuestra el último informe de Transition Pathway Initiative (TPI), una asociación con sede en Londres que reúne a cincuenta de los mayores inversores que gestionan una cartera de activos de más de 15 billones de dólares, entre los que figuran BNP Paribas Asset Management, Aberdeen Standard, Legal & General Investment Management, Aviva, UBS o Robeco.

Este informe, que analiza el desempeño y la estrategia de 135 empresas líderes en los sectores del petróleo y gas, electricidad y carbón en la lucha contra el cambio climático, sitúa a Repsol como líder de su categoría. Los inversores han valorado a la compañía española como una de las dos únicas empresas del sector del petróleo y gas, junto a Royal Dutch Shell, alineadas con la aspiración de alcanzar los objetivos marcados en la COP21 de París, principalmente limitar a dos grados centígrados el incremento de la temperatura media global del planeta respecto a los niveles preindustriales.

Repsol tiene una hoja de ruta para alcanzar el objetivo de reducir su intensidad de carbono (CO2) un 40% en el año 2040, con un descenso de emisiones del 2,25% en 2019 y del 3% en 2020.

Además, Repsol obtiene la máxima puntuación en la calidad de gestión del carbono, es decir, el gobierno corporativo del riesgo climático, acompañada únicamente por otras dos compañías de petróleo y gas, Equinor y Suncor Energy.

Hacia la descarbonización

Así, la descarbonización está muy presente en el Plan Estratégico de Repsol de 2020. Gran parte de la retribución variable de la alta dirección, así como la de una buena parte de los trabajadores de Repsol, está vinculada desde hace años al cumplimiento de estos objetivos. De hecho, la petrolera lanzó su primer plan específico de reducción de emisiones de CO2 en 2006; desde entonces, ha rebajado sus emisiones en 5 millones de toneladas de CO2.

Asimismo, la empresa española invierte en energías bajas en carbono y cuenta con 1.000 MW renovables en desarrollo (eólica, fotovoltaica y eólica marina flotante). Por otro lado, Repsol incorpora biocombustibles a sus carburantes de automoción desde hace más de 20 años. Y, entre otras medidas, la petrolera apuesta por la economía circular, que consiste en reducir el consumo de materias primas y fuentes de energía, y buscar la reutilización.