Economía

Repsol lanza su 'descarbonización rentable': invertirá 5.500 millones en 'verde' con cargo al crudo

Repsol lanza su 'descarbonización rentable': invertirá 5.500 millones en 'verde' con cargo al crudo

Repsol ha presentado su nueva estrategia 2021-2025 con la que pretende acelerar su transformación hacia un modelo de negocio más sostenible sin perder de vista la rentabilidad de sus métricas financieras.

El grupo invertirá en los próximos cinco años un total de 5.500 millones de euros en energías renovables para duplicar su potencia de generación hasta los 7,5 gigavatios en una primera fase. A partir de ahí, el grupo espera volver a duplicar esta cifra hasta situarla en 15 gigavatios en 2030, como avanzó EL MUNDO.

La compañía explica que financiará este crecimiento utilizando la caja de su negocio petrolero y sin necesidad de elevar su endeudamiento. Para ello, estima que el barril de crudo Brent rondará el coste de los 50 euros en el próximo lustro. Además, la petrolera abre la puerta a la incorporación de un socio financiero o a la salida a Bolsa de su negocio 'verde' para reducir sus costes de capital, aunque siempre manteniendo el control operativo de estos activos.

La inversión 'verde' se centrará en una primera fase en España, si bien luego pone el foco en el mercado internacional con la expansión en Chile y en otros mercados que el grupo ya sondea, pero que su consejero delegado, Josu Jon Imaz, no ha querido desvelar.

La mayor inversión en renovables conllevará una reducción en el negocio de exploración de hidrocarburos, deprimido por la fuerte reducción de los precios energéticos. En el caso del grupo supondrá 800 millones de euros del total de 18.000 millones que invertirá Repsol en cinco años. La previsión de la multinacional es mantener estables sus niveles de producción, aunque será "flexible" y abrirá y cerrará pozos en función de cómo oscile el precio del Brent.

El plan incluye una reducción del dividendo para ajustarlo al actual contexto de precios del crudo. El recorte será del 40% con respecto a los niveles actuales, lo que situará el pago al accionista en 60 céntimos por acción. A partir de ahí, el grupo pretende elevarlo de manera progresiva a lo largo del plan hasta los 75 céntimos en 2025 con planes de recompra de acciones adicionales.

"Es un plan de crecimiento en nuevos negocios y en métricas. Crece un 20% anual el flujo de caja libre por la compañía por acción y el resultado neto ajustado por acción un 10%", ha explicado Imaz en rueda de prensa.