Economía

Orange lanzará su banco en España en noviembre

Orange lanzará su banco en España en noviembre

Desde noviembre, Orange contará con un banco, además de con su habitual negocio como operador de telecomunicaciones. La compañía procedente de Francia, que en ese país ya cuenta con más de 300.000 clientes financieros, inaugurará antes de que acabe el próximo mes su entidad en España. En principio, recabará clientes entre los abonados a la teleco, pero la empresa pretende estar disponible para cualquier ciudadano a través de una aplicación y un servicio cloud (en la nube).

«Somos el banco móvil de una compañía que sabe cómo funciona un móvil», explicó ayer Narciso Perales, responsable de Orange Bank en España, en la presentación de resultados de la compañía correspondientes a los nueve primeros meses del año. Los clientes podrán contratar cuentas corrientes o de ahorro, tarjetas de crédito o débito, además de realizar transacciones y, por supuesto, solicitar préstamos. Es decir, Orange Bank no es un sistema de créditos al consumo, como el proyecto Movistar Pay que Telefónica mantiene con CaixaBank, o los servicios financieros que pueda prestar MásMóvil junto con Cetelem. Orange Bank es, como su propio nombre indica, un banco.

La empresa francesa, por tanto, se ha convertido en una teleco pionera en una nueva rama de negocio que podría consolidarse en los próximos años entre sus competidores. Aunque Orange Bank funciona gracias a una app preparada para los principales sistemas operativos de dispositivos móviles (iOS y Android), la empresa va a hacer uso de su red de tiendas, que harán las veces de sucursales. En noviembre, la nueva entidad se servirá de sus 26 establecimientos propios repartidos por España, pero en el futuro pretende aprovechar las 1.200 tiendas en las que está presente.

En este fenómeno confluyen distintas tendencias. Por un lado, los ingresos de las telecos provenientes de los consumidores menguan, como quedó patente en las cuentas anunciadas ayer por Orange, así que la diversificación se impone, tal y como reconoció Laurent Paillassot, CEO de Orange España. Por otra parte, las facilidades del fintech (los desarrollos tecnológicos de las finanzas) atraen a empresas ajenas a ese sector, especialmente si cuentan con fuertes bases de clientes estables y un buen surtido de datos. Ése es el caso de operadores como Orange.