Economía

Muere Alfonso Cortina, expresidente de Repsol, por coronavirus

Muere Alfonso Cortina, expresidente de Repsol, por coronavirus

El empresario también fue presidente de la inmobiliaria Colonial

El expresidente de Repsol Alfonso Cortina ha fallecido hoy en Toledo a los 76 años por coronavirus. El empresario, natural de Toledo, llevaba varias semanas ingresado en un hospital de la capital manchega contagiado por el virus. Cortina presidió Repsol entre los años 1996 y 2004. Posteriormente también estuvo al frente de la inmobiliaria Colonial entre los años 2004 y 2006.

Su carrera profesional comenzó en 1968 cuando se incorporó al grupo del Banco de Vizcaya, primero como ingeniero jefe de los Servicios Técnicos del Banco de Financiación Industrial y, más tarde, como vicepresidente de la entidad.

En 1974 fue designado director general de Bancaya Inmobiliaria, propiedad del Banco de Vizcaya, donde permaneció hasta 1982, cuando se marchó al Banco Hispano Americano como consejero delegado de la sociedad de crédito Hispano Hipotecario.

Dos años después sumó al cargo de consejero delegado el de vicepresidente de Hispano Hipotecario, a la vez que fue nombrado presidente de la Asociación Hipotecaria Española y miembro del comité ejecutivo de la Federación Hipotecaria Europea. Asimismo, entre 1982 y 1985 presidió la Sociedad de Tasación.

En 1984 fue nombrado vicepresidente y consejero delegado de Portland Valderribas, una empresa de cementos controlada por el Grupo Construcciones y Contratas (GRUCYSA).

Desde 1986 hasta 1988 fue consejero del Banco Zaragozano, y entre 1988 y 1990 del Banco Central. El 29 de junio de 1990 fue nombrado presidente y consejero delegado de Portland Valderribas, cargo que desempeñó hasta diciembre de 1996.

Entre marzo de 1995 y septiembre de 1996 fue presidente de PRODUSA, una sociedad integrada por la FCC, Caja de Madrid, Banco Central Hispano y Abengoa para reanudar y concluir la construcción de las Torres KIO de Madrid, paralizada por la suspensión de pagos de Urbanor. Ese mismo año, 1996, fue designado presidente de Repsol tras establecerse el primer Gobierno de José María Aznar. En ese momento, la energética era de titulariad pública. Estuvo al frente de ella hasta 2004, cuando fue relevado por Antonio Brufau.

Además, fue vicepresidente del Grupo Construcciones y Contratas, entre abril de 1995 y junio de 1996, y consejero de FCC, desde junio de 1994 a junio de 1997.

En 2004 fue designado presidente de la inmobiliaria Colonial, puesto que ocuparía hasta 2006. Un año después fue nombrado máximo representante de la firma de capital riesgo Texas Pacific Group (TPG) en el mercado español.