Economía

Miles de personas quedan «atrapadas» en sus hogares por el problema de accesibilidad de los inmuebles españoles

Miles de personas quedan «atrapadas» en sus hogares por el problema de accesibilidad de los inmuebles españoles

La empresa de ascensores Zardoya Otis pretende eliminar las barreras que hacen que 1,8 millones de personas con movilidad reducida requieran de ayuda para salir de casa

En España existen alrededor de un millón de edificios sin ascensor y, dentro de diez años, el 25% de la población española será mayor de 65 años. Lo que es más, el 37% de los edificios no son accesibles desde la vía pública, el 28% de los ascensores existentes no son accesibles desde el portal, el 43% de los mismos necesitan mejorar sus condiciones de accesibilidad y aún existen 300.000 edificios de cuatro o más alturas sin ascensor. Estas barreras son las que se plantea eliminar la compañía Zardoya Otis, responsable del diseño, fabricación, instalación y mantenimiento de equipos de elevación, escaleras mecánicas y andenes.

Por este motivo, la firma española —resultado de la fusión y adquisición de otras pequeñas y medianas empresas nacionales—, que opera en España, Portugal y Marruecos, cuenta con una unidad dedicada a salvar los obstáculos, no solo arquitectónicos, sino también cognitivos y sensoriales. Y es que la inaccesibilidad de los hogares españoles es un problema real; el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE) estima que en el 77% de los inmuebles en los que sería necesario efectuar obras de rehabilitación y remodelación, no se han llevado a cabo.

Además, de los 2,5 millones de personas con movilidad reducida que hay en España, 1,8 millones (el 74%) precisan de ayuda para salir de sus casas de familiares y amigos, mientras que otros 100.000 no pueden salir nunca, según la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE).

Innovación para salvar barreras

Con una facturación de 395 millones de euros en el primer semestre de este año y más de 250.000 unidades en mantenimiento, Zardoya Otis comercializa sus productos, fabricados en Madrid, San Sebastián y Vigo, por todo el mundo. Uno de los más revolucionarios, el ascensor solar, que funciona sin conexión a la red eléctrica y con cero emisiones.

En cuanto al objetivo de hacer accesibles los espacios, la empresa ha diseñado un ascensor para una sola persona, que ocupa menos de un metro cuadrado y que estará a la venta en los próximos meses. En cuanto a las barreras sensoriales, Otis incorporó en 1989 el Braille en todas sus botoneras, siendo la primera empresa del sector en colaborar con la ONCE para su estandarización. Además, los ascensores de la firma están equipados con un sistema audiovisual para permitir la comunicación en cabina tanto con personas con discapacidad visual, como con personas con discapacidad auditiva.

En línea con esta política activa, Zardoya Otis ha convocado este año los reconocimientos «Por un mundo sin barreras». Estos galardones tienen como objetivo valorar la labor de personas y organizaciones que contribuyen a la eliminación de barreras; en este caso, no solo físicas o arquitectónicas, sino también sensoriales, cognitivas y de cualquier índole.

El fallo del jurado será el próximo 15 de octubre, y premiarán dos categorías. La distinción «Ascentia», por la que se reconocerán los mejores productos y proyectos de I+D+i que contribuyan a la eliminación de barreras. Y la distinción «Áurea», por la que se reconocerán las mejores iniciativas de personas que sean o hayan sido referentes en la eliminación de barreras.