Economía

Los minoritarios se rebelan contra el asalto de Sánchez a Enagás: "Se desprecia al accionista"

Los minoritarios se rebelan contra el asalto de Sánchez a Enagás:

El asalto al consejo de administración de Enagás por parte del Gobierno ha despertado las críticas de los pequeños accionistas por la vulneración de varias de las reglas de buen gobierno corporativo que recomienda la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El supervisor financiero evitó ayer pronunciarse sobre los nombramientos como nuevos consejeros de los ex ministros José Montilla y José Blanco, así como del académico energético Cristóbal Gallego, próximo a Podemos, pero incide en que estos tendrán que ser valorados por los inversores en la próxima junta de accionistas del grupo y recomendó "extremar las cautelas" con asuntos de gobierno corporativo.

La cúpula de la compañía gasista que dirige Antonio Llardén tiene algo menos de un mes para obtener los apoyos necesarios para lograr la ratificación de los acuerdos. En los documentos remitidos a la propia CNMV, Enagás justifica la ampliación del consejo de administración a 16 miembros -con un sobrecoste anual de 400.000 euros- y la incorporación de los nuevos perfiles por su «valor añadido» en su lucha contra el coronavirus.

Pero esta argumentación es insuficiente a los ojos de Aemec, la principal asociación de accionistas minoritarios en España. «Los nombramientos no son independientes e incumplen varias normas de gobierno corporativo», explican fuentes de la plataforma. La organización denuncia la forma «nada en la que se han llevado a cabo las propuestas, recordando que no es la primera vez que ocurre en Enagás. «No hay un compromiso con las reglas de buen gobierno que promueve el propio Gobierno o la CNMV, como limitar a 15 el número de consejeros o elevar la presencia de mujeres», añaden.

Uno de los principales incumplimientos se refiere precisamente a la categoría de «independientes» con la que los nuevos consejeros llegan al principal órgano de gestión de la empresa. Esta condición es fundamental en el buen desarrollo de la empresa, ya que se trata de gestores que en teoría son ajenos a los mandatos de los ejecutivos que llevan el día a día de la compañía y de los consejeros dominicales que se sientan en el consejo en representación -y defensa- de algún accionista.

Enagás se esforzó internamente en llevar a cabo un proceso de nombramiento lo más escrupuloso posible para evitar precisamente acusaciones de enchufismo. Fue la comisión de nombramientos que dirige la ex ministra popular Ana Palacio la que lideró internamente los fichajes y se puso en contacto con los tres agraciados con el cargo. Además, se contrató a la firma de cazatalentos Seeliger y Conde para que verificara si los tres candidatos eran aptos para su entrada en el consejo.

Pero las palabras del presidente Pedro Sánchez en rueda de prensa el pasado domingo lo dinamitaron todo al asegurar que los fichajes fueron ratificados por el consejo a propuesta de la Sepi, es decir de uno de sus accionistas. «Los nombramientos no son independientes, y eso va contra las reglas de gobierno corporativo. Se desprecia al accionista minoritario y eso lo vamos a denunciar a la CNMV y en la propia junta de accionistas de Enagás», explican en Aemec.

A juicio de la asociación, este perfil de consejeros deberían tener condición de «otros externos», lo que limitaría su presencia en un consejo donde ya la mitad de miembros fueron ex altos cargos públicos. «Se está trasladando mal ejemplo y un mal mensaje» al mercado al tratarse de una de las grandes empresas cotizadas del país, concluyen.

Particularmente importante será la recomendación de voto que emitan los grandes proxy advisors que asesoran a inversores institucionales y fondos de inversión. Estos trabajan estas semanas en sus informes y las remitirán a sus clientes 15 días antes de la junta de accionistas. La opinión de estas organizaciones es clave ya que condicionan el voto de gran parte del accionariado.

Enagás destaca por la falta de grandes accionistas ya que la Ley impide que haya participaciones superiores al 5%. En el capital destacan, además de la Socidad Española de Participaciones Industriales (Sepi), los fondos Bank of America (3,6%), Blackrock (3,2%), State Street Corporation (3%) y el español más rico, Amancio Ortega.

El dueño de Inditex intenta alejarse de la gestión del grupo al considerar su inversión como una participación financiera. Por eso no ha pedido sillón en el consejo de administración y, salvo sorpresa, lo normal sería que delegara su voto en el equipo gestor del grupo.