Economía

Los hoteles anticipan cierres ante las malas previsiones de otoño

Los hoteles anticipan cierres ante las malas previsiones de otoño

El sector espera que se prorroguen los ERTE para garantizar su supervivencia

Los hoteles anticipan sus cierres por la crisis sanitaria y las malas previsiones para el otoño. Una reapertura tardía, la desconfianza del consumidor, los rebrotes y las cuarentenas impuestas por terceros países a España a partir de agosto formaron el cóctel perfecto para que las previsiones de verano no se cumplieran. Ahora, con los cálculos tan negativos para el último trimestre, muchos se ven obligados a bajar la persiana sin haber recuperado a todos sus trabajadores del ERTE. La prórroga que hoy vuelven a negociar el Gobierno y los agentes sociales es su esperanza para sobrevivir.

Los meses estivales fueron negativos para los hoteles. En julio la ocupación cayó un 73,4% y en agosto un 64,3%, según el INE. En lo que llevamos de año ha habido 72,4 millones menos de pernoctaciones. Una cifra que se prevé que siga creciendo. Y es que la baja demanda que se prevé ha anticipado la hibernación de muchos establecimientos.

La radiografía es parecida por todo el país, aunque quienes más están sufriendo son los destinos más dependientes de la demanda extranjera. Por ejemplo, Baleares, que ha llegado a estirar la temporada alta hasta octubre, empezó a cerrar hoteles en agosto. Lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana, donde, según la patronal Hosbec, Benidorm tiene tan solo el 50% abierto, cuando en años anteriores superó el 90% por esta época. Además, en la Costa del Sol, se espera que cierre el 80% de la planta hotelera.

Canarias, por su parte, empieza ahora en octubre su temporada alta y lo hace bajo mínimos. Según Ashotel tras la segunda semana de septiembre, solo contaban en Tenerife con el 38% de los hoteles abiertos. Así, será el segundo otoño consecutivo en el que el archipiélago no opere con normalidad, después de que el año pasado quebrara Thomas Cook.

Madrid y Barcelona en caída

En las grandes ciudades la situación tampoco es halagüeña. Madrid tiene «el 70% de los hoteles cerrados», según indica a ABC el presidente de la Asociación empresarial hotelera de Madrid, Gabriel García Alonso. Se espera que la ocupación en la Comunidad no supere el 20%, cuando otros años se llegaba al 80%. Además, García Alonso recalca que «los establecimientos que han optado por la reapertura lo han hecho con el 20%-25% de su plantilla, ya que el resto de empleados continúan en ERTE».

El problema de las grandes urbes es que también dependen del turismo de ferias, congresos y eventos, muy restringidos por la situación sanitaria. Además de Madrid, Barcelona y Bilbao son ejemplos de esta circunstancia. En el caso de la Ciudad Condal, el Gremio de Hoteles calificó el verano de «dramático», tras tener un 10% de ocupación y con una previsiones para otoño que no superan el 20%. En Sevilla, una vez que el calor veraniego abandona sus calles, el último trimestre suele ser positivo. Sin embargo, a día de hoy tan solo tiene el 58% de su planta hotelera abierta, según su patronal.

En ciudades del norte, después de un verano en el que gracias a la demanda nacional han podido medio salvar los muebles, se presenta un otoño con una ocupación discreta. Así, en Pamplona no se espera pasar del 37% en octubre, mientras que en León y Ávila no superan el 20%.

Los hoteleros, y el turismo en general, esperan que se llegue a un acuerdo para prolongar los ERTE y que las condiciones favorezcan más al sector. «Necesitamos condiciones muy específicas al ser uno de los más gripados de todos», explica a ABC José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur. Aboga por recibir un 85% de bonificación en las cuotas a la Seguridad Social y avisa de que si el turismo no cuenta con unas condiciones especiales, empezarán las «suspensiones de pagos y ERE».

Ver los comentarios