Economía

Los beneficios de Telefónica se hunden casi un 66% por el plan de bajas en España

Los beneficios de Telefónica se hunden casi un 66% por el plan de bajas en España

La teleco facturó el año pasado un 0,6% menos, pero redujo su deuda un 8%, a 37.744 millones

Los gastos extraordinarios han lastrado las ganancias de Telefónica en 2019. La compañía presidida por José María Álvarez-Pallete cerró el año pasado con un beneficio neto de 1.114 millones de euros, un 65,7% menos que en 2018, impactados por 2.432 millones en saneamientos y costes no recurrentes, fundamentalmente los 1.614 derivados del plan de bajas laborales incentivadas ejecutado en España y al que se han acogido más de 2.600 empleados.

No fue el único coste extraordinario. Telefónica también ha sufrido gastos de 729 millones en México por la reversión de créditos fiscales y la transformación de su modelo operacional y el deterioro del fondo de comercio de su filial Argentina en 206 millones, entre otras cosas. Todo ello ha hecho que en el último trimestre del ejercicio la teleco registrase incluso pérdidas de 202 millones.

Como contrapartida, el operador de telecomunicaciones ha logrado registrar plusvalías por 676 millones de euros con la venta de sus filiales en Centroamérica (Panamá, Guatemala y Nicaragua), su aseguradora (Antares) y diez centros de datos. Estos resultados extraordinarios han permitido al grupo reducir su deuda financiera por décimo trimestre consecutivo, en un 8,1%, a 37.744 millones de euros.

Eso sí, la desconsolidación de esos negocios ha hecho que los ingresos del grupo se resientan. Telefónica facturó a lo largo de todo el pasado ejercicio 48.422 millones de euros, un 0,6% menos que en 2018, y solo entre octubre y diciembre sus ingresos se desplomaron un 4%. A esa debilidad de los ingresos de la compañía contribuyeron la citada venta de negocios y la depreciación de divisas como el peso argentino y el real brasileño.

Los mercados en que Telefónica registró mejor comportamiento fueron los europeos. En España sus ingresos mejoraron un tímido 0,5%, a 12.767 millones; en Alemania crecieron un 1,1%, a 7.399 millones, y en Reino Unido, donde opera con O2, activo que estuvo a punto de vender, facturó 7.109 millones, un 4,7% más.

Los resultados del grupp en cuanto a facturación son distintos al otro lado del Atlántico. En Brasil, segundo mercado de la teleco tras España, sus ingresos caen un 0,9%, a 10.035 millones. Y en el resto de Iberoamérica, donde ha agrupado sus filiales en una sola, Telefónica Hispam, con la vista puesta en su enajenación, sus ingresos se hunden un 5,3%, a 10.179 millones.

Lo cierto es que la base de clientes de Telefónica se mantuvo el año pasado estable en 344,3 millones de líneas excluyendo la venta de las filiales centroamericanas. En este sentido, la dirección del grupo destaca cómo sigue aumentado los ingresos medios por cliente, que crecieron un 4,3%, gracias a la venta dr productos y servicios con facturas más altas, como datos de interner móvil (+18%), fibra óptica (+8%) y contratos de móvil (+5%).

«Hemos comenzado 2020 con una buena evolución operativa y estamos enfocados en ejecutar el plan que anunciamos a finales del pasado año», ha resaltado Álvarez-Pallete en referencia al plan de choque lanzado el pasado noviembre y qur contempla que el grupo centre sus esfuerzos en España, Reino Unido, Alemania y Brasil y desinvierta en el resto de Iberoamérica, entre otras medidas.