Economía

Las oficinas del SEPE preparan su reapertura con cita previa, mamparas y refuerzo de seguridad

Las oficinas del SEPE preparan su reapertura con cita previa, mamparas y refuerzo de seguridad

El Ministerio de Trabajo reabrirá en la segunda semana de junio las oficinas del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE), cerradas al público desde el pasado mes de marzo. La reapertura se producirá en pleno proceso de desescalada de las medidas de alerta sanitaria y laborales y con miles de prestaciones aún por pagar.

Trabajo quiere resolver cuanto antes un plan de reapertura,que requiere coordinación con las administraciones autonómicas y elementos preventivos de riesgos laborales como mamparas de protección y personal de seguridad. El organismo que abona las prestaciones por desempleo ya se ha hecho con 1.000 mamparas de metacrilato y espera reabrir con un protocolo discutido con las administraciones autonómicas la semana pasada. La gran mayoría declaró su disposición a hacerlo bajo estas condiciones aunque, por ejemplo Andalucía ya ha notificado dificultades para encontrar mamparas.

En el regreso a la atención directa al público, el sindicato CSIF ya ha advertido que debe primar la seguridad de los trabajadores del organismo. Los más de 6.000 funcionarios han visto cómo su esfuerzo por poner al día las prestaciones comprometidas por el Gobierno ha quedado en duda por la cantidad de personas que no han recibido ninguna clase de abono o lo han recibido con errores.

Las quejas de los beneficiarios han subido de tono a medida que pasaba el tiempo sin cobrar y los teléfonos de consulta colapsaban mientras el Ministerio de Trabajo anunciaba que todos los abonos están realizados en tiempo y forma salvo por errores de quienes tramitaron las solicitudes. El pasado martes, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguraba en el Senado que están pagadas el 98% de las prestaciones, tildando de "recortes de prensa" las informaciones que advierten de un volumen muy superior de impagos.

Un 98% de abonos como el citado por la ministra dejaría a 68.000 personas fuera de los cobros. Sin embargo, la cifra parece ser muy superior. Hoy el SEPE ha retrasado sus planes de apertura de la red hasta cerciorarse de la situación real. Asimismo, Trabajo ha contratado como apoyo a Tragsa, empresa bajo el paraguas de Hacienda, para la tramitación de expedientes.

El pasado domingo, los trabajadores del organismo indicaron en un escrito al director, Gerardo Gutiérrez Ardoy, que los datos internos del sistema revelan un volumen de afectados muy superior. A 24 de mayo, el colapso del sistema alcanza a 470.000 beneficiarios según esta carta.

"Hay que observar el coeficiente de errores que se han detectado en la gestión de los procedimientos de suspensión y/o reducción de jornada, que arroja una cifra del 11,6%, contrastado en las aplicaciones (HOPE), lo que nos indica que respecto al número de trabajadores afectados por estos ERTE (3.334.202, cifra que usted mismo ha facilitado) tenemos pendiente la tramitación de prestaciones a cerca de 386.767 desempleados a fecha de este escrito, y sólo en lo concerniente a dicha gestión", explica en la misiva Manuel Galdeano, coordinador nacional de CSIF en el SEPE.

"Si referimos datos aún más precisos a los que tenemos acceso, la cantidad de trabajadores inmersos en dichos procedimientos se elevaba a 4.055.068 a fecha 28 de abril, con lo que aplicando el coeficiente referido, nos muestra la resultante de 470.387 prestaciones individuales pendientes", concluye. Galdeano advierte de que "impera un considerable hartazgo ante los retrasos que se producen en el abono de prestaciones" y aconseja que se siga tramitando de forma telemática hasta ponerse al día.

Para este sindicato, el volumen es lo suficientemente elevado como para exigir medidas de precaución. Baleares, Madrid, Castilla La Mancha, País Vasco o La Rioja ya se han comprometido al refuerzo de las oficinas con personal de seguridad. En general, la manera de evitar largas colas o aglomeraciones a las puertas de las oficinas será la de realizar la atención al público sólo con cita previa, de modo que no esté justificada la presencia de personas que no dispongan de un certificado. En territorios como Cataluña se plantea también el cierre de ls salas de espera mientras en Navarra el acceso a la oficina se realizaría con controles de video, como en as sucursales bancarias. Madrid comunicará a la Delegación del Gobierno la fecha de reapertura para contar con el refuerzo de la Policía.