Economía

Las empresas aumentan inversiones pese a la desconfianza política

Las empresas aumentan inversiones pese a la desconfianza política

Como ya viene siendo habitual en los últimos años, la clase empresarial mira de reojo a la política. Es una de las principales conclusiones que se desprenden de la encuesta que realiza anualmente la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) entre sus asociados, con motivo de su asamblea general. Así que los empresarios se adentran en 2020 dispuestos a incrementar sus inversiones y con la confianza de que podrán aumentar la facturación de sus firmas. Y todo ello a pesar del complejo escenario político, del que se quejan insistentemente, que no da pie a la estabilidad.

De ahí que la nota que ponen los empresarios a los políticos sea la de un suspenso generalizado. Lo subrayó este lunes el presidente de AVE, Vicente Boluda, en presencia del ex presidente del Gobierno, Felipe González, y del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. «Los políticos en España y en la Comunidad Valenciana siguen suspendiendo», dijo.

Pero, puestos a ver el vaso medio lleno, si el 90% de los miembros de AVE cree que este año será «igual o peor en términos económicos que 2019», la realidad es que también estos mismos empresarios «seguirán incrementando su empleo y su facturación en 2020».

Es más, el 80% de los encuestados -es decir, ocho de cada diez- prevé un aumento de sus inversiones en España a lo largo del presente ejercicio. Y eso que lo que más preocupa es «la incertidumbre económica de nuestro país».

En el plano político, la inquietud se centra igualmente en «la potencial inestabilidad». Por ello, «los empresarios de AVE consideran que los políticos deben priorizar en su acción de gobierno la búsqueda de la estabilidad política e institucional».

Y si de lo que se trata es de hacer introspección, de nuevo aparece la necesidad de «dignificar la figura del empresario». «Debemos trabajar para influir más en la sociedad, y para ello debemos contar nuestras experiencias empresariales, con lo que además generaremos más vocaciones empresariales», afirmó Boluda.

El presidente de AVE anunció ante la asamblea -en la que compartieron sus estrategias los CEO de Vicky Foods e Istobal, Rafael Juan y Yolanda Tomás, respectivamente- los objetivos de la asociación para este año. El primero tampoco es nuevo: «Vamos a seguir insistiendo con el proyecto del Corredor Mediterráneo, porque creemos que ejecutar la infraestructura no solo es cuestión de competitividad, sino también de cohesión territorial y social». «Hasta que el Corredor no sea una realidad, no vamos a parar», señaló Boluda, que adelantó que el gran acto empresarial de este año será el 12 de noviembre en Madrid.

Por otro lado, avanzó el que quieren que sea el «Corredor Mediterráneo número dos». «Estamos constituyendo una fundación para impulsar la tecnología, la innovación y la investigación, desde la Comunidad Valenciana para el resto de España», sentenció.

FELIPE GONZÁLEZ: la incertidumbre es lo normal

El ex presidente del Gobierno Felipe González manifestó este lunes que quien menosprecia la convivencia democrática que da la Constitución y los estatutos de autonomía puede cambiarla, pero respetando las reglas del juego, «no saltándoselas».

González defendió en una conferencia pronunciada en la Asamblea General de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), presidida por el naviero Vicente Boluda y de la que forma parte el empresario Juan Roig, recuperar la normalidad para alcanzar «otros 30 años de previsibilidad, en los que nadie tenga toda la razón».

Criticó a quienes pretenden, «con su irredentismo, tener toda la razón» y las descalificaciones e insultos del debate político, y señaló que a quienes no les guste la convivencia democrática que existe hoy en día, que lo cambien pero respetando las reglas del juego, no saltándoselas, por que si unos se las saltan por esta parte, legitimarán a los que se la salten por la otra».

En su intervención, en la que trató de la incertidumbre política y económica de España, señaló que esta situación de incertidumbre no es una anomalía sino que es normal cuando hay libertad para votar, y apostó por el diálogo y el consenso en «un campo de juego» en el que se renuncia a «posiciones irredentistas». «Eso es la democracia», dijo.