Economía

Las cajas defienden que han pagado un 9% más de impuestos en 2018 ante los planes de PSOE-Podemos

Las cajas defienden que han pagado un 9% más de impuestos en 2018 ante los planes de PSOE-Podemos

Los diez grupos financieros adscritos a la CECA, entre ellos Bankia y Caixabank, abonaron el pasado ejercicio de forma conjunta 2.500 millones y recaudaron otros 2.497 millones

El sector financiero rechaza de lleno el discurso de Unidas Podemos, principal socio del PSOE de cara a la investidura de Pedro Sánchez, de que la banca apenas paga impuestos. La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha publicado este martes su tercer informe anual sobre la contribución fiscal del sector y en el que señala que en 2018 sus diez grupos financieros asociados, entre ellos Caixabank, Bankia, Ibercaja, Abanca, Unicaja, Kutxabank y Liberbank, pagaron de forma conjunta 2.500 millones de euros en impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social, un 9% más que en el ejercicio anterior. Si se suma lo que han recaudado en tributos que abonan sus clientes y empleados, 2.497 millones, la contribución total del sector de las cajas asciende a 4.997 millones, un 3,3% más.

Los informe elaborado por la consultora KPMG para la patronal de las cajas incluye, por un lado, los tributos soportados por las propias entidades, es decir, pagados con sus beneficios. En este sentido, las cajas pagaron, por ejemplo, 492 millones por sus beneficios en el impuesto de Sociedades, cinco veces más que en 2017, y 974 millones por las contribuciones a la Seguridad Social de sus empleados, un 4% menos, ya que el sector bancario sigue ajustando plantilla. Además, abonaron 150 millones por el impuestos sobre los depósitos bancarios, del 0,03% y que funciona como un impuesto específico a la banca, y 603 millones por el IVA soportado no recuperable.

Por otro lado, la CECA incluye en su contribución tributaria los impuestos y tributos que recauda entre sus clientes y empleados,como los 1.165 millones de las rentenciones que hace en las nóminas de sus trabajadores y los 692 millones que los ahorradores pagan al Fisco por la remuneración que obtienen por sus depósitos, seguros y planes de pensiones, entre otros productos. Por esta vía, la de los tributos recaudados, que no pagan las entidades aunque lo recauden, y que en 2018 sumaron 2.497 millones, un 2% menos.

La CECA defiende que, sin contar con los tributos recaudados, su contribución tributaria es del 38% de sus beneficios antes de impuestos. En términos del tipo efectivo medio de Sociedades que abona el sector financiero, este se situaría en el 22,5% de la base imponible, porcentaje que baja al 4% si se toma como referencia el resultado contable, como parece insinuar Unidas Podemos cuando plantea fijar un tipo mínimo más elevado en Sociedades.

Los socialistas ya plantearon en su último plan presupuestario elevar el tipo efectivo en Sociedades de la banca al 18%. Al respecto, tanto el sector financiero como el conjunto de empresas rechazan que se calcule sobre el resultado contable, y que en todo caso se tomen como referencia las bases imponibles. «Fijar un tipo mínimo en Sociedades sobre el resultado contable no parece razonable», defiende el director de asesoría fiscal de la CECA, Juan de Villota, quien advierte además de que cualquier cambio en el impuesto de Sociedades altera la competitividad de las empresas frente a otras compañías extranjeras.