Economía

Las aerolíneas reducen vuelos y ponen sus objetivos en la Navidad

Las aerolíneas reducen vuelos y ponen sus objetivos en la Navidad

Las compañías aéreas empeoran sus previsiones estacionales por las restricciones

No hay sosiego para las compañías aéreas, quizá el sector más golpeado por la pandemia. El miedo al virus y la incertidumbre por las crecientes restricciones de movimientos en todo el mundo, están siendo los protagonistas en lo que inevitablemente también se ha convertido en la segunda ola de cancelaciones para las aerolíneas. Porque el coronavirus ha vuelto a secuestrar el espacio aéreo. Como muestra, la constante reprogramación de vuelos con la que está lidiando el sector, que se ha visto obligado a empeorar las previsiones estacionales de cara al invierno. Ahora, el objetivo lo ponen en salvar la Navidad, aunque ya se calcula un bajón del 80% en las reservas para esta época, en sintonía con lo que fue el verano para las compañías.

Así, de las empresas que más operaciones realizan en España, Ryanair, es la que mayor reestructuración ha vuelto a hacer de su programa. La compañía irlandesa, que había previsto operar el 60% de sus vuelos en la temporada de invierno en comparación con el pasado año, anunció la semana pasada que reducirá esta cifra hasta el 40%, tras sufrir una caída de la demanda superior a la esperada, que desde la entidad achacaron «al aumento de las restricciones impuestas por los gobiernos europeos».

La low cost ya había ejecutado una reducción del 20% de sus vuelos de cara a los meses de septiembre y octubre y puso entonces en marcha, la que quizá sea la política de precios más agresiva de su historia. De nada ha servido. Desde Ryanair, incluso abren la posibilidad de modificar sus previsiones a la baja «si algunos Gobiernos de la UE continúan gestionando mal los servicios aéreos e imponen más restricciones».

Demanda imprevisible

Parecido trayecto parece llevar Easyjet, la otra gran low cost que opera en los cielos españoles. La aerolínea británica se ha visto obligada a operar tan solo el 25% de los vuelos planeados hasta finales de año.

Javier Gandara, director general de Easyjet para el sur de Europa y presidente de ALA, asegura que las restricciones «han empeorado las previsiones de todas las compañías» y que se están adaptando a nuevos marcadores de demanda, ya que «ésta se ha vuelto totalmente imprevisible» porque los pasajeros esperan a reservar en márgenes de tiempo cada vez más reducidos por miedo a posibles limitaciones de movimiento.

La inseguridad es tal, que Gandara afirma que las programaciones de las aerolíneas se están pasando a efectuar «de semana en semana». Un hecho al que las grandes compañías españolas –Iberia, Vueling y Air Europa–, llevan adaptadas desde el final del estado de alarma.

Ahora, con las miras puestas en el periodo navideño y la temporada alta de 2021, desde ALA piden un sistema coordinado de seguridad para todos los países de la Unión Europea. «Necesitamos establecer corredores seguros para reactivar el turismo internacional. Las aerolíneas transportan el 80% de los turistas en este país. No podemos dejarlas caer», aseveró su presidente.

Ver los comentarios