Economía

La UE presenta sus planes para apoyar a las empresas dañadas por la pandemia

La UE presenta sus planes para apoyar a las empresas dañadas por la pandemia

Además de a los países, la Comisión intenta ayudar directamente a las empresas afectadas

La Comisión Europea presentó ayer los diseños de dos propuestas incluidas en los planes de reactivación económica, en este caso dirigidas a ayudar a las empresas europeas a superar la crisis causada por la pandemia. Por un lado la vicepresidenta y responsable de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, presentó el plan para crear un instrumento de apoyo a la solvencia que ayudará a avalar la financiación que necesiten las compañías que eran rentables antes de la crisis pero que la parálisis de la economía ha dejado prácticamente en la quiebra y por otro el responsable de Industria, Thierry Breton expuso las líneas generales de otro proyecto que incluye la creación de un fondo específico de 15.000 millones de euros para invertir en compañías estratégicas que se han debilitado por la crisis de Covid-19 y que debido a esta posición de vulnerabilidad podrían caer en manos de potencias extraeuropeas.

El instrumento de apoyo a la solvencia servirá para crear un fondo para apoyar indirectamente a empresas de toda Europa, aunque será más activo en los países y los sectores más afectados. La comisaria de Competencia resaltó que su propuesta, que también ha sido elaborada con el departamento de Economía que dirige Paolo Gentiloni, no se encargará de determinar las empresas que pueden beneficiarse, salvo por la característica que debían de ser rentables antes del inicio de la pandemia.

El papel de determinar qué inversiones y dónde deben colocarse se quedará en manos de los propios operadores financieros, mientras que el del instrumento de apoyo comunitario será el de avalar las posibles pérdidas. El modelo que explicó la vicepresidenta es el de «una empresa manufacturera que ya no puede pedir prestado para cubrir sus necesidades de liquidez sin forzar su capital. Este fabricante posiblemente puede recurrir a un fondo de inversión. Aquí el instrumento de apoyo de solvencia puede proporcionar una garantía para que el fondo cubra posibles pérdidas, lo que daría un incentivo para que el fondo de inversión asuma un mayor riesgo y apoye al fabricante, incluso en estos tiempos inciertos e incluso que esto atraiga a otros inversores privados».

El plan ha de ser aprobado por los Gobiernos en el seno del Consejo y por el Parlamento Europeo, algo que Vestager prevé que puede ocurrir «a finales del verano o principios del otoño» si logra que se acepte un procedimiento legislativo acelerado como en los anteriores mecanismos contra la crisis como el programa SURE por el que la Comisión financiará a los planes de desempleo temporal de los países.

Por su parte, el comisario Breton presentó el desarrollo del fondo de inversión estratégica como la respuesta al hecho de que algunas de estas empresas de importancia estratégica para Europa se han quedado a tiro de adquisiciones hostiles a causa de la caída de los precios de sus acciones en un entorno de ausencia de financiación durante la crisis del coronavirus.

Este organismo podría comprar participaciones u ofrecer préstamos a empresas estratégicas en sectores como salud, industria espacial, defensa, tecnologías digitales y verdes. El caso que ha puesto como ejemplo es el de la compañía de biotecnología alemana CureVac que estaba siendo objeto de los intereses de la administración norteamericana por su tecnología de fabricación de vacunas y Bruselas reaccionó prometiendo 80 millones de euros.

El apoyo financiero de la UE es relativamente pequeño en comparación con los grandes fondos soberanos que tienen cientos de miles de millones de dólares para invertir en empresas estratégicas. Sin embargo, se espera que su capacidad financiera se incremente con el tiempo y que los 15.000 millones de euros, que se tomarán prestados en los mercados financieros, «podrían generar inversiones de hasta 150.000 millones de euros» en el período 2021-2027 si los inversores privados se interesan por este mecanismo.