Economía

La prolongación de la autopista C-32une la Costa Brava

La prolongación de la autopista C-32une la Costa Brava

La consulta popular no vinculante realizada en 2016 en las localidades de Blanes y Lloret de Mar (Girona) sobre la prolongación de la autopista C-32 entre ambos municipios tuvo un resultado claro. Sin embargo, el no surgido de las urnas y que significó la unión de la ciudadanía de ambas poblaciones no se ha trasladado a sus actuales representantes políticos, quienes recientemente han mostrado su división en cuanto al trazado de la polémica infraestructura.

«El proyecto se justifica por la necesidad de mejorar las comunicaciones con Lloret, especialmente por el colapso que se genera en las épocas de máxima afluencia estival», ha manifestado esta semana el alcalde del municipio, Jaume Dulsat (JxCat), quien se ha posicionado a favor de dos de las cuatro propuestas realizadas por el Departamento de Territorio en su tercer proyecto para intentar alargar la vía rápida.

«Avalamos las propuestas 1 y 2, que son las que presentan un menor impacto ambiental y reducen a la vez el tiempo de los desplazamientos», ha concretado Dulsat dando así su visto bueno a las dos opciones preferidas por la Generalitat, que de hecho se remiten a las que el Gobierno catalán ya planteó en los años 2000 y 2015 pero con ciertas mejoras en el trazado.

Modificaciones como la reducción de dos carriles a uno en determinados tramos o la incorporación de un nuevo ramal que, no obstante, no han convencido al Ayuntamiento de Blanes (ERC-Blanes y En Comú Podem), que el pasado 17 de octubre remarcó el «gran impacto ambiental y paisajístico» que los trazados planteados por el Govern y avalados por Lloret, siguen causando «en los cerros y el Santuario del Vilar, así como en el paraje de los Tres Turons, considerados de alto valor natural, cultural e histórico».

«Las propuestas de nuevo trazado de la prolongación de la autopista representan una reiteración de la traza y estructura vial que ya fue rechazada en la consulta popular de 2016», matizó el Ayuntamiento de Blanes, que a su vez se posicionó a favor de la cuarta propuesta incluida en el último proyecto presentado por Territorio -y defendida también por los ecologistas-, que plantea desdoblar la actual carretera que une ambas localidades con el añadido de una ronda norte de circunvalación para evitar que el tráfico pase por dentro de la ciudad.

Las cuatro alternativas.
Las cuatro alternativas.

«Consideramos que esta alternativa es la más adecuada para mejorar el tráfico de vehículos entre los municipios sin provocar afectaciones ambientales y paisajísticas», señaló el Consistorio.

«El Ayuntamiento de Blanes siempre ha defendido la conservación de su patrimonio natural por encima de los intereses partidistas, que al parecer es lo que ocurre en el Ayuntamiento de Lloret que está gobernado por Junts per Catalunya, el partido del actual consejero de Territorio [Damià Calvet], quien ha impulsado los diferentes proyectos de la prolongación a pesar de que estos hayan sido suspendidos dos veces por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña [en 2017 y en 2019] después de considerar, y tras recursos presentados por nuestra plataforma, que los estudios de impacto ambiental presentados por Calvet no se ajustaban a la Ley de Cambio Climático elaborada por la propia Generalitat», concluye el portavoz de la plataforma ecologista Aturem la C-32, Joan Mora.