Economía

La patronal bancaria europea, partidaria de suspender dividendos

La patronal bancaria europea, partidaria de suspender dividendos

Santander y Caixabank han anunciado esta semana cambios en su política de dividendos

La Federación Bancaria Europea (EBF), que agrupa a 32 asociaciones nacionales europeas de banca en representación de más de 3.500 entidades, ha expresado en una carta al presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, su postura favorable a que los bancos de la zona euro se abstengan este año de acumular capital para abonar dividendos y llevar a cabo programas de recompras de acciones propias, y en su lugar puedan estimular el crédito hacia empresas y particulares afectados por la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

En la misiva, a la que tuvo acceso 'Financial Times' y confirmó la propia organización, la patronal bancaria europea se muestra partidaria de que «los bancos cotizados no reconozcan el pago de dividendos o lleven a cabo recompras de acciones» en el ejercicio 2020 con el fin de «preservar la máxima cantidad de capital».

La Federación Bancaria Europea se hace eco de la información publicada por el rotativo de referencia en la City y ha afirmado al respecto que «los bancos siguen totalmente comprometidos a ayudar a las empresas y hogares a superar los desafíos sin precedentes planteados por Covid-19» señalando que todas las entidades financieras europeas «están considerando el impacto de la incertidumbre extrema y darán prioridad a la solvencia con el fin de financiar a la economía».

Los bancos emplearán la flexibilidad de capital recientemente anunciada para incrementar sus «capacidades de préstamo», recoge la carta, firmada por Jean Pierrre Mustier, presidente de EBF y consejero delegado de Unicredit, el mayor banco italiano por activos.

El documento se abstiene, no obstante, de afirmar que cualquier dividendo anunciado debería retenerse, señalando que los bancos tienen que tener en cuenta las expectativas de los accionistas, aunque señala que algunas entidades podrían decidir retener el pago de dividendos no abonados correspondientes a 2019 para incorporarlos a sus reservas «hasta que haya una mejor visibilidad sobre los efectos de la crisis, cuando podrían distribuirse a los accionistas».

Mustier habría enviado la carta a Enria tras mantener en los últimos días varias conversaciones con representantes de las entidades de la región, según indicaron dos fuentes conocedoras al periódico, añadiendo que es probable que, en consecuencia, varios de los mayores bancos cancelen o aplacen sus planes para devolver miles de millones de exceso de capital a sus accionistas, ya que la EBF no habría enviado la misiva sin que muchos prestamistas estuvieran dispuestos a seguir la recomendación.

El Santander y Caixabank han anunciado esta semana cambios en su política de dividendos. En este sentido, el banco presidido por Ana Botín anunció la cancelación del pago en noviembre de 2020 del dividendo a cuenta para realizar un único abono en mayo de 2021 cuya cuantía dependerá del impacto de la pandemia, mientras que Caixabank ha decidido reducir el dividendo en efectivo propuesto para el ejercicio de 2019 y la política de dividendos para 2020 como ejercicio de «prudencia y responsabilidad» debido a la crisis del coronavirus.

A principios de marzo, como consecuencia de las dificultades planteadas por la pandemia de coronavirus, los grandes bancos estadounidenses, incluyendo JPMorgan, Bank of America y Citigroup, anunciaron la suspensión de sus respectivos programas de recompra de acciones propias.