Economía

La marca de moda española Amichi echa el cierre

La marca de moda española Amichi echa el cierre

La firma de moda Amichi, que es propiedad del fondo Black Toro Capital, echa el cierre. La empresa, que afronta una crisis desde hace años, va a cerrar sus tiendas y hará un ERE que afectará a sus cerca de 500 empleados, al no haber encontrado un comprador que la salve de la quiebra.

La marca presentó el concurso de acreedores el pasado mes de julio y ya ha solicitado al juez la apertura de la fase de liquidación. Amichi lleva varios ejercicios acumulando pérdidas y no ha sabido adaptarse a la nueva realidad del sector. A la caída de las ventas se ha unido el cierre paulatino de algunas de sus tiendas y en agosto iniciaron un ERE para realizar los primeros despidos.

Amichi es una marca española de moda que se creó hace 30 años. Cuenta, según dice su página web," con una red de más de 160 tiendas repartidas por toda España", entre las tiendas propias, las franquicias y los corners que tiene en centros comerciales.

Su cierre refleja el momento delicado que vive el sector de la moda, sobre todo las marcas medianas, que tratan de sobrevivir al poderío de las grandes cadenas (H&M, Inditex, Primark).

El sector textil vive un momento de cambio en el que el crecimiento del comercio electrónico ha obligado a las marcas a reinventar sus tiendas. La facturación del sector cayó un 3,6% en 2018. La mayoría de las empresas están readaptando sus espacios para ofrecer al cliente una experiencia de compra in situ diferente.

Esta revolución del sector no sólo ha afectado a Amichi. Otras marcas que tuvieron mucho peso en la industria nacional, como Desigual o Adolfo Domínguez, por ejemplo, también han tenido problemas para readaptarse.

En el caso de la última, realizó una profunda reestructuración y en los últimos ejercicios ha reducido pérdidas y está saliendo del bache. Otras no han podido sobrevivir, como es el caso de Amichi y fue en su día el de Blanco, otra marca española emblemática, que quebró a finales de 2016.