Economía

La «larga marcha» de Apple en China: ¿llega la hora de partir?

La «larga marcha» de Apple en China: ¿llega la hora de partir?

La firma estadounidense podría llegar a trasladar un tercio de su producción a países como India, según varias informaciones periodísticas

Esta semana se han reavivado las informaciones sobre la intención de Apple de trasladar parte de suproducción fuera de China. En esta ocasión, «The Wall Street Journal» o el «Nikkei Asian Review» informaron de que la multinacional con sede en Cupertino (California) podría desplazar entre el 15 y el 30% de su producción fuera del gigante asiático, donde fabrica más del 90% de sus productos. Para ello, la firma estadounidense estaría contactando con proveedores como el taiwanés Foxconn, Pegatron, Wistron, Compal Electronics o Quanta Computer, entre otros. Informaciones parecidas llevan publicándose desde finales del año pasado. Como explica el presidente de la escuela de negocios ISDI (Instituto Superior para el Desarrollo de Internet) Javier Rodríguez Zapatero, «la brecha abierta entre Estados Unidos y China es demasiado grande como para pensar, que se va a curar cuando se recuperen las relaciones». En opinión de este experto, es «normal» que casi todas las compañías tengan un plan b en estas situaciones.

Pero, ¿qué hay en juego en este envite? Algunas cifras pueden ayudar a ilustrar el peso del mercado chino para la compañía dirigida por Tim Cook. Para la firma estadounidense China representa el 20% de sus ingresos estimados en 51.900 millones de dólares a cierre del ejercicio fiscal de 2018. Todo ello, tras obtener un beneficio neto de 59.531 millones de dólares, un 23% más que el año anterior. Sin embargo, es precisamente en el gigante asiático donde asoman los nubarrones.

Rodríguez Zapatero habla de «peones de una partida de ajedrez o de alfiles» en manos de los mandatarios de China y Estados Unidos», en referencia a la propia Apple, Google, Intel o Huawei. En cualquier caso, el propio Cook dirigió recientemente una carta a la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos en la que pedía que paralizase la nueva ronda de aranceles, ya que dañarían seriamente su competitividad al abarcar sus principales productos, componentes y baterías.

Hace unos días medios internacionales también se hicieron eco de una reunión mantenida entre el CEO de Apple y Trump celebrada en la Casa Blanca hace unos días. Todo ello, con una nueva fecha marcada en rojo en el calendario del conflicto comercial: la cumbre del G20 en Osaka, los días 29 y 30 de junio.

Las cifras de Apple en China

Unas tensiones que se han hecho sentir en el primer trimestre del ejercicio fiscal 2019 (octubre- diciembre) en los que la firma registró una reducción de la facturación en China de unos 5.000 millones de dólares respecto a un año antes. Todo ello, sin cifras de ventas de iphones, y con unas ganancias a la baja (19.965 millones de dólares, un 0,5% menos), por primera vez desde finales de 2001, según Bloomberg. Lo que está muy claro es que una salida parcial de Apple de China - por el lado de la producción- tendría también un impacto en términos de empleo ya que cerca de cinco millones de asalariados dependen de ella en suelo chino, incluyendo a más de 1,8 millones de desarrolladores de software y aplicaciones. De forma directa, Apple emplea a unos 10.000 personas.

Para el presidente del ISDI, los beneficiarios de una salida parcial o progresiva de Apple sería el sureste asiático y menciona concretamente a la India. «Hay costes competitivos que podrían tener cubiertos en esta zona», comenta Rodríguez Zapatero quien habla también de presiones de Trump para ganar la guerra del 5G «que Estados Unidos está perdiendo». Precisamente, la taiwanesa Foxconn ya ha invertido más de 213 millones de dólares en una filial india para trasladar parte de su producción de China y ya busca instalarse también en Vietnam, según informaba «The Wall Street Journal». Pegatron también estaría invirtiendo 10 millones de dólares en ampliar su fábrica de la Ilsa de Batam (Indonesia).