Economía

La compañía de alquiler de vehículos Hertz se declara en suspensión de pagos en EE.UU.

La compañía de alquiler de vehículos Hertz se declara en suspensión de pagos en EE.UU.

La declaración de bancarrota afecta a las operaciones de la compañía sus filiales en Estados Unidos y Canadá, pero no en Europa ni en Oceanía

Una de las mayores empresas de alquiler de coches de Estados Unidos, Hertz, ha presentado una declaración voluntaria de suspensión de pagos a causa de los efectos de la cuarentena impuesta para combatir la pandemia de coronavirus, según ha dicho su propia dirección en un comunicado enviado a los medios de comunicación este sábado.

La empresa, fundada en 1918 y con sede en Florida, se ha acogido al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EE.UU., que permite a las empresas con problemas financieros reorganizarse bajo el amparo de la ley. Hertz se une a otras empresas que han tomado decisiones similares durante esta crisis sanitaria, como J. Crew, Neiman Marcus, JCPenney, Pier 1 Imports y Gold’s Gym.

Hertz dispone de más 10.000 establecimientos en propiedad o bajo franquicia en todo el mundo y hasta finales del año pasado empleaba a 38.000 personas. No sólo opera los servicios de alquiler bajo su marca, sino también los de Dollar y Thrifty. Hasta la fecha, tras el inicio de la pandemia, ha despedido a 10.000 de sus asalariados solo en Norteamérica.

Según dice Hertz en el comunicado en el que anuncia la suspensión de pagos, apenas tiene 1.000 millones de dólares (920 millones de euros) de liquidez para seguir con sus operaciones. La decisión sólo afecta a sus negocios en EE.UU. y Canadá. Tampoco se ven afectados los establecimientos que operan en franquicia en esos dos mercados.

La deuda estimada de la compañía es de 19.000 millones de dólares. En semanas recientes su consejo de administración ha propuesto a sus acreedores vender 30.000 vehículos de una flota total de 500.000. El objetivo es recaudar, con esta medida y otras, 5.000 millones antes de final de año para satisfacer una parte de esa deuda.

Según ese mismo comunicado, «esta reestructuración proporcionará a Hertz una vía para llegar a una estructura financiera más sólida y que que refuerce la posición de la compañía de cara a futuro, mientras se maneja en lo que podría ser un viaje largo hacia la recuperación económica mundial».

La pandemia ha afectado especialmente a Hertz por las cuarentenas y restricciones de viaje impuestas en la mayoría de EE.UU. Una parte considerable de los ingresos de la empresa de alquiler de coches viene de sus negocios en aeropuertos, que han visto el tráfico aéreo disminuir de forma dramática.

En los pasados años, Hertz y las demás empresas de alquiler de coches han ido perdiendo cuota de mercado a medida que sus clientes han migrado hacia servicios con conductor tipo Uber o Lyft. Esos últimos, sin embargo, se han visto también afectados por la pandemia. Uber ha despedido a 3.700 personas, un 25% de su personal.