Economía

La CNMC expedienta a Euro6000 por negar el acceso a ING a sus cajeros

La CNMC expedienta a Euro6000 por negar el acceso a ING a sus cajeros

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha acordado abrir un expediente a la red de cajeros automáticos Euro 6000 por negar el acceso a sus máquinas a los clientes al banco holandés ING en las mismas condiciones en que lo hace con otras entidades.

ING denunció a Euro 6000 en septiembre del año pasado y, pasado este tiempo, el supervisor de la competencia ha encontrado razones para incoar un expediente que muy probablemente acabará en imponer el cese de las prácticas que han motivado la denuncia y una multa que puede elevarse al 10% de la facturación de la empresa sancionada. Euro 6000 suma 18 entidades adheridas y cuenta con casi 9.000 cajeros en toda España. Es la tercera mayor red de cajeros tras Servired y 4B.

Tras la investigación, el organismo que ha abierto el expediente ha indicado que la denegación sistemática del acceso a cajeros se ha "desarrollado durante varios años hasta el momento actual, con el objetivo de perjudicar la capacidad competitiva de determinadas entidades en el mercado de provisión de medios de pago".

ING, que con 29 oficinas y 100 cajeros ha basado el servicio de suministro de efectivo a sus clientes en las redes de otras entidades, ha sido la entidad más perjudicada por el ajuste estructural que ha hecho el sector en España.

Las tensiones entre entidades financieras por el uso de los cajeros comenzaron en 2015, cuando las mayores entidades como CaixaBank, BBVA o Santander dieron un giro de 180 grados a sus políticas comerciales para elevar las comisiones por disposición de efectivo a quienes no fueran sus clientes. Los bancos con menor despliegue de cajeros se vieron entonces en una situación apurada al tener que absorber los costes de un servicio que ofrecían gratis a sus clientes.

La red Euro 6000, formada por entidades como Kutxabank, Unicaja, Ibercaja o Abanca, ya ha firmado acuerdos con otras entidades como Bankia o Banco Sabadell. Los precios por acceder a la red de cajeros de Euro 6000 habrían sido distintos y mucho más elevados para la entidad holandesa, lo que de facto, supone excluirla de la posibilidad de ofrecer efectivo a sus clientes como parte de sus servicios financieros en las mismas condiciones en las que lo hace el resto del mercado.