Economía

Inspección se presenta en Canarias, Gerona, Madrid y Valencia para velar por la huelga de Ryanair

Inspección se presenta en Canarias, Gerona, Madrid y Valencia para velar por la huelga de Ryanair

Los tripulantes de cabina de la aerolínea han denunciado que la compañía vulnera los servicios mínimos de los paros

La huelga de los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair bien puede convertirse en una pesadilla para la aerolínea de bajo coste. Después de las denuncias interpuestas por los trabajadores en los últimos días de paros, Inspección de Trabajo se ha presentado este viernes en Las Palmas, Tenerife, Lanzarote, Valencia, Madrid y Gerona para comprobar si la compañía vulnera el derecho a la huelga de sus tripulantes.

De hecho, según ha transmitido el sindicato USO en un comunicado, «Ryanair ha vuelto a exceder los servicios mínimos» en la tercera jornada de huelga, pues se ha citado a más del 90% de la plantilla de tripulantes, tanto para operar los vuelos como para guardias en los aeropuertos. La autoridad laboral del país —que ya impuso una sanción a Ryanair por «cesión ilegal de trabajadores» el pasado junio— constatará, presumiblemente, estas situaciones.

En las anteriores jornadas de huelga, el 1 y 2 de septiembre, el sindicato ya acusó a la compañía de vulnerar los servicios mínimos decretados por Fomento al traer tripulación extranjera para cubrir las bajas españolas. Además, varios trabajadores fueron llamados a la sede de la aerolínea. «Ryanair les intimida, quiere neutralizar cualquier intento huelga con reuniones disciplinarias en Dublín», explica el responsable del sector aéreo de USO, Ernesto Iglesias.

«Gobierno cómplice»

Entre pitadas y coros, los tripulantes de Ryanair, acompañados de pilotos de la aerolínea y trabajadores de otras compañías, se concentraban la mañana de este viernes frente a la sede del ministerio de Fomento para exigir al Gobierno que intervenga en el conflicto que arrastra la aerolínea de bajo coste desde hace semanas.

Tras el último encuentro entre ambas partes, el pasado 30 de agosto en la Dirección General de Trabajo, Ryanair rechazó la propuesta del mediador de desconvocar la huelga a cambio de retrasar el ERE y dar margen para negociar el despido.

Según Iglesias, la aerolínea manda «mensajes contradictorios», ya que tilda públicamente de «irreversible» el cierre de las bases en Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Gerona, a la par que transmite a la Generalitat que no será tal —en la base de Gerona—«Están utilizando a los trabajadores como munición para renegociar posibles subvenciones de Fomento», afirma Iglesias.

Por otro lado, Iglesias asegura que Ryanair pretende contratar a trabajadores de Polonia (a través de otras compañías del propio grupo) como «falsos autónomos» para ahorrarse los costes laborales que le suponen estas bases, cuya clausura provocaría el despido de más de 500 trabajadores.

Lo Último