Economía

Iglesias presiona para imponer una renta permanente para cinco millones de perceptores

Iglesias presiona para imponer una renta permanente para cinco millones de perceptores

Calviño se resiste a este ingreso vital, que estará entre 500 y 800 euros al mes en función del número de hijos

Es la medida protagonista del «escudo social» y Pablo Iglesias presiona para que vea la luz cuanto antes, para sacar pecho, atribuirse la autoría e imponer, de nuevo, sus tesis. Pero, una vez más, choca con la vicepresidenta Nadia Calviño, por el impacto económico que tendrá en las cuentas públicas en un momento de elevados gastos por el Covid-19, y con los empresarios por el mismo motivo y porque ven la sombra de la economía sumergida en este nuevo PER, que pasaría a sumarse a la maraña de ayudas estatales, regionales y municipales que existen en España.

El vicepresidente segundo exige al presidente las medallas de las medidas de corte social. Logró que Sánchez cediera y presentó, para sorpresa del equipo económico, las que afectaban a la moratoria de los alquileres, lo que le enfrentó al ministro Ábalos. Ahora quiere repetir con el ingreso mínimo.

Iglesias presionó en los últimos días junto con UGT y CC.OO. para que la nueva ayuda fuera aprobada en el consejo de ministros de ayer, pero el departamento de Seguridad Social ultima todavía algunos detalles técnicos de esta nueva prestación. Hasta que el presidente del Gobierno no tenga luz verde del ministro Escrivá, ahora uno de sus hombres más cercanos, no dará el paso. Las precipitaciones no son buenas y el jefe del Ejecutivo no quiere que ocurra como con las medidas puestas en marcha para los autónomos, corregidas después de anunciarlas y con un radio de efecto muy limitado. Según el presidente de ATA, Lorenzo Amor, el 70% de los autónomos no se ha podido beneficiar de la prestación por cese de actividad por no poder demostrar pérdidas del 75%.

El coste, por determinar

El titular de Seguridad Social trabaja en una ayuda en base a la propuesta que ya realizó cuando dirigía la Airef. ¿En qué consistirá el nuevo ingreso mínimo vital? Será una prestación permanente, es decir, no ligada a la crisis sanitaria, y de ella se beneficiarán unos 5 millones de personas, según ha asegurado la titular de Trabajo, Yolanda Díaz y el propio Iglesias. Estará entre 500 y 800 euros, según el número de hijos y su coste está aún por determinar porque está ligado a la supresión de otras ayudas que existen en la actualidad y evitar así duplicidades.

¿Quién financiará este nuevo subsidio? Escrivá reconoció que será la caja que financia las pensiones, sobre la que pesa un déficit superior a los 17.000 millones, pero el Gobierno sigue buscando fórmulas para que salga adelante un ingreso que impuso la formación morada a Pedro Sánchez como condición para apoyar la formación de Gobierno.