Economía

Gases renovables para la descarbonización

Gases renovables para la descarbonización

Enagás impulsa proyectos para el desarrollo del hidrógeno verde y biogás/biometano

la transición energética va a requerir de nuevas soluciones que den respuesta a las necesidades energéticas de todos los sectores. «A día de hoy, por razones técnicas, no todo es electrificable», apuntan desde Enagás. De hecho, hay sectores en los que la electrificación no es una alternativa viable actualmente, como la industria intensiva o el transporte pesado, como los barcos, los camiones, o el sector de la aviación. El gas natural ya es un vector que está contribuyendo a que por ejemplo se reduzcan emisiones en transporte pesado y barcos. La mayor parte de países europeos y también España está apostando por el desarrollo de proyectos de hidrógeno verde como una alternativa renovable. El hidrógeno verde puede utilizarse en industria, movilidad y también para producir de electricidad. Además tiene una gran ventaja: se puede almacenar y compensar la generación intermitente de energías renovables eléctricas y se podría transportar desde los puntos de producción a las zonas de consumo utilizando la red de gasoductos ya existente.

Infrestructuras preparadas

En España, Enagás es una de las compañías que está impulsando iniciativas pioneras en este ámbito. Entre otros, lidera el proyecto Green Crane, que tiene como objetivo el desarrollo de un corredor de hidrógeno desde el sur de Europa hacia el norte y que se ha presentado en Bruselas como candidato a Proyecto de Interés Común Europeo. Tal y como explican desde Enagás, «Green Crane engloba un conjunto de iniciativas que pueden posicionar a los países del Sur de Europa como referentes en la generación de hidrógeno verde». Además, los proyectos de gases renovables y en concreto de hidrógeno verde pueden contribuir a una transición justa, porque pueden desarrollarse en diferentes áreas y poner el foco en aquellas afectadas por el proceso de transición energética.

Enagás participa también en el proyecto «Green Hysland», en la isla de Mallorca, junto con el Gobierno balear, Acciona, CEMEX, Redexis y el IDAE, además de otras instituciones europeas y empresas. Su objetivo es el desarrollo de una planta de generación de hidrógeno verde a partir de energía eléctrica renovable para su uso en movilidad e inyección en la red gasista.

Ver los comentarios