Economía

Fitch mantiene el 'rating' de España en 'A-' ante las dificultades para formar un nuevo Gobierno

Fitch mantiene el 'rating' de España en 'A-' ante las dificultades para formar un nuevo Gobierno

España afrontaba este viernes el primer examen importante de su rating después de las elecciones generales del 10-N y Fitch ha optado por mantener el statu quo. Ante la fagocitación parlamentaria surgida de las urnas y las dificultades para lograr apoyos al acuerdo de gobierno sellado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la agencia prefiere dejar la calificación de la deuda soberana como estaba:A-con perspectiva estable.

La agencia de calificación advierte de los retos políticos que enfrenta el país y del "grado de incertidumbre" sobre el calendario para la formación del Ejecutivo, su composición o el apoyo con el que contará entre los distintos grupos parlamentarios, recoge Europa Press; por todo ello, la firma no cree que el nuevo gabinete esté conformado antes de final de año, teniendo en cuenta las condiciones de ERC sobre la independencia de Cataluña para la investidura.

Sobre la tensión política catalana, Fitch considera que la consulta fallida del 1-O ha tenido un "impacto limitado" en la economía española, pero si dichas tensiones fueran a más, la agencia advierte de que la calificación de España se podría ver afectada.

La incertidumbre a la que alude Fitch es uno de los principales riesgos que tiene por delante la economía española para los próximos meses. En un contexto de desaceleración global y con la ralentización constatada en la Unión Europea, un Gobierno débil puede resultar determinante para capear las dificultades. De hecho, la capacidad de España de responder ante el frenazo económico y los compromisos de deuda dependerán de la capacidad del Ejecutivo de articular una mayoría que le permita avanzar en la agenda de reformas pendiente y presentar unos Presupuestos Generales que destierren las cuentas prorrogadas desde 2017.

Diversos bancos y analistas lo han subrayado en estas últimas semanas. «A medio plazo, estas elecciones traen más polarización con la extrema derecha y los partidos nacionalistas como los verdaderos ganadores, mientras el espacio central se está vaciando. No es una buena noticia para construir el gran consenso que España necesita para enfrentar los desafíos pendientes», aseguró Rubén Segura Cayuela, economista jefe para Europa de Bank of America Global Research, un día después de los comicios.

Desafíos

Y no son pocos esos desafíos. Empezando por la propia evolución de la economía española, que no es ajena a la ralentización global, al impacto de la guerra comercial en Europa y a los efectos de factores como el Brexit o la desaceleración alemana.Varios organismos internacionales ya han revisado a la baja sus pronósticos para nuestro país, pese a mantenerse en niveles de crecimiento superiores a la media de la zona euro.

Las últimas previsiones de la Comisión Europea, por ejemplo, señalan que España cerrará 2019 con un avance del PIB del 1,9%, cuatro décimas menos de lo que contemplaban sus previsiones de julio. Y lo mismo para 2020, cuando cifra el avance en el 1,5%. En cuanto al déficit, Bruselas cree que será del 2,3%, en lugar del 2% previsto por el Gobierno para 2019.

En el caso de Fitch, la agencia mantiene sus pronósticos de crecimiento para la economía española y en cuanto al déficit, pronostica una bajada para este año de 0,3 puntos porcentuales, hasta el 2,2% del PIB, mientras que lo sitúa en el 2% para 2020.

Junto con el déficit, otro de los grandes desafíos para España es la deuda pública, que se situó en 1,207 millones de euros en el tercer trimestre del año, lo que equivale al 97,8% del PIB nacional, según los datos del Banco de España presentados este viernes.

También preocupa la evolución del mercado laboral, donde se sigue apreciando cierto deterioro. El mes de noviembre contabilizó 20.525 parados más en relación al mes anterior, hasta situar la cifra total de desempleados en 3,2 millones de personas, según los últimos datos de los Servicios de Empleo publicados por el Ministerio de Trabajo. Fue el cuarto mes consecutivo en el que la cifra creció y es, además, el mayor alza desde 2016.