Economía

Expertos en ciberseguridad, un talento muy codiciado: «Las empresas se roban los empleados»

Expertos en ciberseguridad, un talento muy codiciado: «Las empresas se roban los empleados»

En 2022 habrá 350.000 empleos para estos perfiles sin cubrir en Europa

Son pocos y las compañías se los rifan. Los profesionales especializados en ciberseguridad están altamente solicitados en un entorno empresarial cada vez más digitalizado que necesita protegerse de los ciberataques, un enemigo silencioso que puede paralizar la actividad de cualquier organización y hundir su reputación. Mientras que las vacantes abundan los candidatos escasean. «Son perfiles muy específicos que deben tener un conocimiento técnico en distintas herramientas y, a día de hoy, el mercado de nuestro país no está preparado para la demanda que hay a nivel empresarial», asegura Sara Álvarez, Manager IT & Telco de Spring Professional. Y ese déficit hace que quienes opten por formarse en la materia tengan una alta empleabilidad.

El insuficiente número de expertos redunda también sobre los salarios. «Las empresas se roban los empleados, lo que hace que estén muy bien pagados», asegura Juan José Nombela, director del Área de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Unir. Esa demanda insatisfecha provoca, tal y como reconoce Álvarez, que «las bandas salariales que se manejen sean altas e incluso muchas veces, según la experiencia, desorbitadas». Habla de un mínimo de 30.000 euros anuales y de más de 100.000 euros dependiendo de la especialización, las certificaciones o las empresas en las que haya estado la persona. Las grandes multinacionales quieren incorporar a los mejores en sus plantillas y para seducir al candidato recurren también al salario emocional. «Les ofrecen teletrabajar, algo que estos perfiles piden muchísimo, la participación en proyectos, ferias o eventos internacionales donde pueden reunirse con gurús de la tecnología, dedicarse un día a la semana solo a I+D… a día de hoy el sueldo y el salario emocional son claves para que te digan el sí quiero», explica Álvarez.

Los sueldos son muy atractivos: oscilan entre los 30.000 y los 100.000 euros

La guerra por el talento ya ha comenzado y las expectativas para los próximos años apuntan en la misma dirección. Según un estudio del Centro para la Ciberseguridad y la Educación (ISC), en 2022 habrá 350.000 empleos para expertos en ciberseguridad sin cubrir en Europa y, a nivel mundial, la carencia alcanzará los 1,8 millones de profesionales.

Sabedoras de que la ciberseguridad es una salida laboral al alza, las instituciones académicas llevan tiempo moviendo ficha. En junio de 2020, existían en España 72 másteres y cuatro grados impartidos por un total de 132 centros, según los últimos datos recopilados por el Instituto Nacional de Ciberseguridad. Las posibilidades profesionales en torno a esta disciplina son diversas. «Organizativamente el puesto más alto es el responsable de seguridad de la información de la empresa (CISO) y, a partir de aquí, los departamentos de informática y seguridad requieren expertos en desarrollo seguro de software, en seguridad perimetral, en seguridad en la nube, en inteligencia artificial para prevenir ataques, en protección de datos personales, analistas de ciberseguridad, informáticos forenses, auditores de sistemas…», indica Nombela. Un amplio abanico de trabajos sobre el que, según los expertos, existe cierto desconocimiento entre los estudiantes en el momento que tienen que elegir su carrera.

En un país como España, a la cabeza del desempleo juvenil en la Unión Europea con una tasa del 32,9%, según datos de Eurostat, la formación en ciberseguridad puede ser la llave para el empleo. «Si orientamos a nuestros jóvenes hacia esta rama seguramente luego la empleabilidad de ellos sea alta», apunta Álvarez.