Economía

Europa reconoce ya que el coronavirus afecta a la economía

Europa reconoce ya que el coronavirus afecta a la economía

Las Bolsas toman aire y las empresas anuncian ya caídas de sus ventas y ajustes de costes

La epidemia del coronavirus y el pánico que ha desatado pasará factura a la economía. El parón de la fábrica global que es China, de la que dependen empresas de todo el mundo; las medidas preventivas que han empezado a tomar empresas de todos los países, desde cancelar reuniones con proveedores a aplicar ERE temporales, y el temor de los ciudadanos a viajar amenaza con mermar el consumo, la actividad y el empleo. La gran incógnita es cuánto, pero ayer mismo la Comisión Europea reconoció que la neumonía mortal ha empezado ya a afectar a la economía comunitaria.

«Los recientes acontecimientos apuntan a una materialización parcial de este riesgo a la baja, así que tendremos un impacto, pero una previsión seria aún no es posible», dijo ayer el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. El vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, señaló que una de las vías de impacto del Covid-19 son sus efectos en sectores como el turismo y la industria por una menor demanda e interrupciones de la oferta.

Lógicamente será China el país que más sufra las consecuencias económicas de la epidemia. Ahora bien, su peso en el conjunto del PIB mundial y su interrelación cada vez mayor con el resto de países hará que el coronavirus salpique a la economía global. En este sentido, y aunque matizó que es pronto para ver su alcance, el FMI ya pronosticó un impacto de cuatro décimas en la economía china y de entre una y dos décimas en el crecimiento global.

«Ese impacto debería ser, en principio, temporal», dice el analista de Loomis Sayles (Natixis IM), Craig Burelle, quien no cree que «vaya a descarrilar completamente el crecimiento global». Como fuere, el miedo a ese impacto económico ha hecho que las Bolsas de todo el mundo se hayan desplomado en las últimas jornadas, sufriendo las mayores caídas desde el referendo del Brexit en junio de 2016. Ayer, tras cuatro sesiones en números rojos, se recuperaron, pero sin fuerza. El Ibex subió un 0,71%, pero ya registra pérdidas anuales del 2,43% tras perder un 8,5% en cuatro días y más de 40.300 millones de valor en solo dos sesiones.

La Bolsa de París cerró en plana (+0,086%), la de Londres subió solo un 0,35% y la de Milán fue que la más rebotó (+1,44%). El índice DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort, en cambio, se dejó un 0,12%: Alemania es uno de los países más afectados por la dependencia de su industria, y en particular la automoción, de las fábricas chinas, donde fabrican BMW, Daimler y Volkswagen.

El brote, según Scope Rating, podría tener un mayor impacto sobre las aerolíneas que el generado en 2003 por el virus de SARS, que redujo un 8% el tráfico en compañías de Asia y el Pacífico y un 3,7% el tráfico internacional de las aerolíneas norteamericanas. Ayer, Lufthansa ofreció a sus trabajadores permisos sin sueldo para paliar el eventual impacto del coronavirus en su negocio, y KLM anunció un paquete de medidas para recortar gastos, como parar proyectos y ajustar horarios del personal de vuelo.

El grupo francés Danone calculó ayer que el virus mermará este año sus ventas en unos cien millones por la menor comercialización de aguas en China. Y la mayoría de compañías con negocios o proveedores en el gigante asiático están cancelando reuniones y viajes.