Economía

Españoles de ida y vuelta en IAG: Gallego se va de Iberia y Antonio Vázquez ya tiene su sucesión preparada

Españoles de ida y vuelta en IAG: Gallego se va de Iberia y Antonio Vázquez ya tiene su sucesión preparada

La salida de Luis Gallego de la presidencia de Iberia para convertirse en consejero delegado de IAG traerá consigo una serie de cambios dentro del grupo aeronáutico en un momento delicado para la compañía y para el sector y en el que, además, también se producirá próximamente la salida del presidente del grupo, Antonio Vázquez.

El ejecutivo cordobés lleva ya nueve años en la presidencia de IAG, y las recomendaciones del Código de Gobierno Corporativo de Reino Unido aconsejan un máximo de nueve años. Si un mandato se excede en este periodo, la compañía «tiene que justificar el por qué del aplazamiento», explican dentro de IAG.

En este sentido, desde la compañía señalan que el consejo de IAG «es consciente de que el presidente del grupo ha estado en su puesto durante nueve años y tiene un proceso de planificación de sucesión en marcha. Mayores detalles se darán a conocer a su debido momento», señalan a este periódico.

El grupo se encuentra en un momento delicado por el Brexit, pues tiene que demostrar que el 51% de su capital es comunitario para no perder su licencia de vuelo (así lo exige el reglamento de la UE) una vez se ejecute la salida de Reino Unido de la UE.

Sucesor

Por eso, para Romà Andreu, profesor de EAE Business School experto en el sector aeronáutico, en este momento de incertidumbre, si se produce el relevo de Vázquez «es porque el plan está muy bien atado y meditado y el sucesor será alguien muy alineado con las estrategias del grupo y de la misma cuerda», opina.

Vázquez llegó a la presidencia de IAG hace nueve años y también fue el máximo ejecutivo de Iberia antes de ceder las riendas a Luis Gallego. Estuvo vinculado a Tabacalera y posteriormente a Altadis, aunque había desarrollado su carrera profesional en Arthur Andersen, en Grupo Osborne y Grupo Domecq.

Fuentes del sector apuntan a Álex Cruz, ahora presidente de British Airways, como posible sucesor, pues «es un perfil fuerte». Para Andreu, es poco probable que se elija para el cargo a alguien que no sea español puesto que «no tendría sentido y pondría en peligro la estrategia de IAG».

A su juicio, los españoles están copando los puesto en la cúpula de IAG porque «han demostrado que son los mejores, y son expertos en lidiar en reestructuraciones, en readaptar las compañías con una cultura de operador dominante a otra más hacia un modelo low cost o híbrido», dice.

Liderazgo español

Respecto al posible sucesor de Luis Gallego en Iberia, el favorito en las quinielas es Javier Sánchez Prieto, presidente de Vueling, «por perfil, porque tiene experiencia en estos procesos y ha hecho una gran labor en Vueling», dice el profesor del Esade.

El ejecutivo ocupa la presidencia de Vueling desde 2016 (la aerolínea lidera catalana el tráfico en el aeropuerto de El Prat y cerró 2019 con 34,6 millones de pasajeros, un 5,6% más) y fue director financiero y de planificación estratégica de Iberia entre 2013 y 2016.

Además, coincidió con Luis Gallego en el lanzamiento de Iberia Exprés y también participó en la integración de Iberia con IAG, así como en el plan de transformación puesto en marcha en su día por Gallego para sacar a Iberia de la crisis.

Refuerza la teoría de que Sánchez Prieto pueda ser presidente de Iberia y Álex Crux, de IAG, el momento en el que se encuentra el sector: «se está reduciendo el crecimiento, está previsto que haya más concentración y cambiará la dinámica del tráfico».

El volumen de pasajeros europeos se reducirá y los operadores pondrán el foco en Latinoamérica, para captar este mercado en expansión. En parte por ello se justifica la compra de Air Europa, que permitirá abrir mercado en América Latina.

Y precisamente por eso los expertos siguen apostando por perfiles españoles en los nuevos cambios que se avecinan en IAG, tanto en el relevo de Luis Gallego, como en el de Antonio Vázquez. «Dado que el mercado latinoamericano puede ser más interesante apra Iberia e IAG, lo que tiene sentido es poner al frente a directivos familiarizados con la cultura latina, que tengan empatía con este mercado».