Economía

España, segundo país de la UE con mayor número de ventas de préstamos de activos problemáticos

España, segundo país de la UE con mayor número de ventas de préstamos de activos problemáticos

España es el segundo país de la Unión Europea con mayor número de ventas de préstamos de activos problemáticos, sólo por detrás de Italia. El año pasado, Europa registró un incremento del 32% en la venta de este tipo de carteras, alcanzando los 182.000 millones de euros. El 84% de estas ventas correspondieron a Italia, España e Irlanda, según el informe "Indicadores KPI de la Unión de los Mercados de Capitales" presentado este miércoles por Afme (Asociación para los Mercados Financieros de Europa).

Las ventas de estas carteras de préstamos dudosos y otros activos improductivos ayudan a que la financiación bancaria pueda utilizarse para financiar préstamos a las pymes, a los consumidores y a la economía real.

En cuanto a las emisiones de instrumentos financieros sostenibles, el país es el cuarto que más emisiones sostenibles realizó en 2018 en la UE, tras superar a Suecia y sólo por detrás de Francia, Alemania y Países Bajos. No obstante, se sitúa en la séptima posición según el Indicador de Sostenibilidad Financiera que elabora la organización.

De acuerdo con su análisis, Europa es la región mundial con más emisiones de instrumentos financieros sostenibles, con un crecimiento muy importante en el periodo 2013-2018; Países Bajos, Suecia, España y Francia aportaron 48.700 millones, es decir, el 71% del total de emisiones de bonos verdes dentro de la región.

Algo más rezagado se queda nuestro país cuando se trata de la financiación vía capital riesgo. España ocupa el puesto 25 en cuanto a la disponibilidad de este capital para ayudar a las start-ups y las pymes a financiar su crecimiento. En 2018, las pymes españolas se beneficiaron de sólo 1.800 millones de euros en inversiones de capital riesgo (procedentes de fondos de capital privado, venture capital, fondos de financiación colectiva y business angels), frente a los 194.000 millones de euros en préstamos bancarios.

"La disponibilidad de capital riesgo es vital para financiar el nacimiento y crecimiento de start-ups y pymes. Aunque en 2018 este tipo de financiación creció en Europa hasta los 25.000 millones de euros anuales, esta cantidad es casi ochos veces inferior a la de EEUU, que registró 193.000 millones de euros", recoge el informe.

La ausencia de liquidez en el mercado para inversiones de capital riesgo para nuevas compañías ha hecho que muchos emprendedores hayan buscado financiación fuera de las fronteras de la UE. Sin ir más lejos, diez compañías de la región recaudaron un total de 4.600 millones de euros en la Bolsa de EEUU en 2018.

Dependencia bancaria

Una de las principales conclusiones del informe respecto a nuestro país es que sigue presentando una elevada dependencia de la financiación bancaria, atendiendo a los volúmenes de emisión relativamente bajos tanto de productos de renta variable como de deuda en comparación con la UE.

En el conjunto de la UE, hay otros 16 países con volúmenes similares a los españoles, lo que significa que la mayoría de los Estados miembro tienen un margen considerable para impulsar sus mercados de capitales y diversificar mejor sus vías de financiación.

Otra de las conclusiones es que nuestro país tampoco destaca por impulsar el sector FinTech. "Uno de los aspectos más importantes para el éxito de este segmento es la regulación local y su capacidad para fomentar la innovación, al tiempo que garantiza la protección de los consumidores y la sostenibilidad del sistema financiero", recoge el estudio. España está en proceso de establecer un órgano regulador a nivel nacional, algo que sólo está presente en cinco países de los 28 de la Unión.