Economía

«España representa ahora un desafío para cualquier aerolínea», subraya Ryanair

«España representa ahora un desafío para cualquier aerolínea», subraya Ryanair

El director de recursos humanos de esta compañía «low cost» defiende que tiene un «excedente»de 350 tripulantes en España y advierte de que impugnarán el rescate de Air Europa

Las restricciones impuestas al sector aéreo han llevado a Ryanair a anunciar esta misma semana un recorte adicional del 20% de los vuelos que había programado para octubre. Un ajuste que, según su director de recursos humanos, Darrell Hughes, «tendrá impacto en todas las bases europeas».

La compañía ha llegado a un acuerdo con sus pilotos españoles para que se bajen un 20% el sueldo a cambio de minimizar el recorte de empleo. ¿En qué situación están las negociaciones con los tripulantes de cabina?

—Tuvimos una reunión la semana pasada y les enviamos una propuesta para lograr un acuerdo similar al de los pilotos. Esperamos que se vuelvan a sentar con nosotros y alcancemos un acuerdo.

Los sindicatos han denunciado que reciben peores condiciones que otros trabajadores europeos.

—El acuerdo propuesto es similar al de otros países y además nos estamos adaptando a la legislación laboral española. Un pacto ahora afianzaría el proceso e incluiría una protección para el empleo. Según nuestros cálculos, tenemos un excedente de 350 tripulantes de cabina en España.

¿Qué perspectivas de negocio tienen para los próximos meses?

—La situación está empeorando en España, que tiene unas tasas de contagios muy altas y representa un desafío actualmente para todo el sector. Creemos que el otoño será duro y puede haber nuevos recortes de capacidad. Para el conjunto del año esperamos una reducción del tráfico del 60%. Veremos recortes en todas las bases de Europa.

La Audiencia Nacional ha tumbado el ERE que hizo la empresa en Canarias y le obliga a reincorporar a esos trabajadores. ¿En qué situación se encuentran esos empleados?

—La realidad es que hemos incorporado a estos trabajadores, pero por el momento no tenemos aviones en Canarias y tenemos que buscarles un destino alternativo. Además, hemos recurrido la decisión de la Audiencia Nacional.

La Inspección de Trabajo ha multado en varias ocasiones a la empresa. ¿Por qué se resiste Ryanair a adaptar su modelo de negocio a la legislación española?

—También hemos impugnado muchas sanciones de la Inspección porque creemos que se basan en alegatos de sindicatos sin tener en cuenta la situación real de la compañía. Hemos proporcionado miles de documentos a Trabajo que demuestran nuestro cumplimiento de la ley española.

¿Llevarán a los tribunales el rescate de Air Europa?

—Sí, vamos a denunciar cualquier ayuda pública que se entregue a aerolíneas individuales. Ryanair es la compañía aérea más importante de España y transporta casi 50 millones de pasajeros al año. Los incentivos deberían ser sectoriales.

¿Participará Ryanair en la previsible consolidación del sector?

—No, estamos focalizados en nuestro negocio. Vamos a entrar en un periodo de baja demanda y será necesario seguir estimulando el tráfico con precios bajos, por lo que seguiremos apostando por el «low cost» en el futuro.

¿Por qué está tardando tanto la compañía en devolver los billetes cancelados?

—Hemos devuelto ya el 90% de los billetes, lo que supone un coste de 800 millones. La mayoría de los que quedan son tickets que se reservaron a través de agencias online y por tanto no tenemos el contacto de los pasajeros. Estamos haciendo un esfuerzo para solucionar este problema.

Ryanair cuenta con una gran capilaridad en España.¿Cree que la crisis provocará una concentración de vuelos en Madrid y Barcelona?

—Creo que todos los aeropuertos se van a ver afectados. La clave está en la respuesta que ofrezca a la crisis el Gobierno, que tiene que ofrecer mayores incentivos.

¿Qué tipo de incentivos?

—Sobre todo, reducir las tasas por pasajero para las aerolíneas, lo que permitiría a las compañías del sector reducir sus tarifas y traer más pasajeros a España. Sabemos que la situación es difícil, pero hay que hacer un esfuerzo. No puede haber políticas discriminatorias.

Ver los comentarios