Economía

Escrivá quiere traspasar el déficit de las pensiones a Hacienda y retrasar la edad efectiva de jubilación

Escrivá quiere traspasar el déficit de las pensiones a Hacienda y retrasar la edad efectiva de jubilación

Traspasar parte de los gastos del sistema a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y que el déficit del 1,4% del PIB (más de 17.000 millones de euros) se corrija, al menos en parte, a través de impuestos. El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha presentado este jueves en el Congreso las líneas básicas de su mandato, y entre ellas se incluye el eliminar los "gastos impropios" del sistema.

"Lo que hemos hecho es sobrecargar la Seguridad Social con todo tipo de medidas que se financiar con cotizaciones sociales. Pero se deben pagar con los Presupuestos y esto genera una fotografía distorsionada", ha afirmado Escrivá, al tiempo que ha subrayado que la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, "ha reconocido que este es un tema que se debe reconducir".

Entre estos gastos impropios están, por ejemplo, los de funcionamiento del propio Ministerio, medidas de fomento del empleo o, incluso, prestaciones no contributivas, y este periódico ya publicó que la recaudación de impuestos como la tasa Tobin y la tasa Google ayudarán a financiar estos aspectos.

Esta actuación, así como la de elevar la edad efectiva de jubilación a la edad legal, esto es, que si la edad de retiro llega a los 67 años los trabajadores realmente se jubiles a los 67 años y no antes, son actuaciones que Escrivá ya pidió desde la presidencia de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Es más, el ministro se ha referido a los resultados de diferentes trabajos que la Autoridad Fiscal llevó a cabo bajo su dirección.

Un dramatismo que no es cierto

Escrivá también ha querido transmitir, en más de una ocasión, que "la Seguridad Social es solvente". "A pesar de los números, tenemos una Seguridad Social es sólida y solvente", ha incidido el ministro.

De hecho, el ex presidente de la AIReF ha criticado que se transmita la sensación de que la Seguridad Social se encuentra en una situación financiera muy delicada, y ha señalado directamente a los políticos y medios de comunicación. "Estamos instalando sobre los pensionistas, que son el colectivo más vulnerable y que no tienen la capacidad de mejorar su renta, les estamos diciendo que sus rentas futuras están en riego cuando no es verdad. Les estamos haciendo tomar decisiones económicas que no tomarían en otro caso. Les hacemos tener miedo y ahorrar", ha afirmado.

La importancia de la inmigración

Escrivá no es sólo ministro de Seguridad Social, sino también de Inclusión y Migraciones. Sobre el primer punto, el Gobierno prepara un ingreso vital mínimo (IMV) para los "colectivos más vulnerables" y con una "dotación económica que permita rebajar los niveles actuales de desigualdad y pobreza".

Y en cuanto a la inmigración, Escrivá ha destacado que España tiene un nivel de población extranjera "inferior al de países homologables", y ha manifestado que la llegada de ciudadanos de otros países es necesaria desde un punto de vista económico y de bienestar. "La población española se hubiera estabilizado por debajo de 40 millones de personas y nuestro mercado laboral y nuestro Estado de Bienestar serían muy diferentes".

Entre las medidas concretas que ha expuesto en este ámbito, el ministro ha adelantado que Migraciones se encuentra ya en conversaciones con la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para llegar a un acuerdo de colaboración, y que algunos de los inmuebles en poder del denominado banco malo se puedan "convertir en edificios de acogida".